Un recorrido que no tuvo un final muy grato en lo personal realizó este lunes por el relleno Santa Marta el intendente (s) metropolitano, David Morales, quien terminó con un par de moscas posadas en su boca mientras concluía el punto de prensa en el que dio cuenta del reinicio parcial sus operaciones tras el incendio del 19 de enero que obligó a cerrarlo.

“Le hemos pedido a la empresa premura para tratar de cubrir toda la zona afectada, para evitar los malos olores y las moscas”, dijo el funcionario del gobierno regional al comienzo de sus declaraciones como presagiando lo que ocurriría justo cuando terminaba de hablar con los medios, poniendo una cara de asco que no pudo disimular, eso sí conservando la dignidad hasta el final.

Antes del incidente con los insectos que se caracterizan por merodear y posarse en la basura se refirió antes, el también gobernador de Talagante dijo “hemos verificado en terreno que las medidas que se le impusieron a la empresa con respecto a esa zona, se están ejecutando”.

Dio como ejemplo la desinsectación, la desratización y también se está trabajando en la cobertura del espacio bastante amplio que se vio afectado por el incendio, a la vez que chequearon junto a las autoridades de la seremi metropolitana de Salud que se cumplan las exigencias del dictamen de la Corte de Apelaciones de San Miguel que permitió la operación del 10% de la capacidad del relleno, tras analizar las recomendaciones de la Superintendencia de Medio Ambiente.

Morales indicó que durante la tarde se entregará una evaluación completa y la cantidad de toneladas de desechos domiciliarios depositados allí y que comenzaron con 3.200 toneladas el sábado.

Requerido sobre las críticas de los vecinos a la reapertura de un sector del vertedero, la autoridad regional en ejercicio contestó que “entiendo el reclamo, solidarizamos con ellos, yo soy gobernador de Talagante, vivo en el sector y conozco la realidad, pero aquí hay organismos técnicos que son los que tienen que calificar el cumplimiento de la normativa. Yo como particular puedo dar una opinión que puede ser muy legítima, pero en definitiva son los organismos técnicos los que validan o invalidan estas opiniones”.

No obstante ello, reiteró, “una cosa son las responsabilidades que estamos persiguiendo como Gobierno respecto a la zona afectada por el incendio y otra cosa es que si todos los técnicos y todos los estudios indican que hay un sector del relleno que puede recibir los residuos domiciliarios , no lo hagamos, eso sería una irresponsabilidad, porque generaríamos una crisis ambiental”.

 

Imagen foto_00000001

►Revisa el incómodo momento en video

AUTOR: Giselle Sauré Guichou
FUENTE: La Nación