Según su experiencia y registros, los estructuradores de restaurantes de Soho, Southern Hospitality, creen que más del 50% de las pequeñas empresas fracasan en el primer año y el 95% “naufragan” en los primeros cinco. Cuando se trata de negocios gastronómicos, hay más posibilidades de éxito cuando se cuenta con la asesoría correcta, explican Chad Klonsky y Peter Vanek, cabezas de la firma y también fundadores del restaurant The White Rabbit de Antonia López de Bello.

En su nuevo giro de asesorías para restaurantes, proponen un mantra que exige madurar una idea de negocios antes de lanzarla. “El éxito de un bar, restaurant o negocio culinario depende de la fusión de muchos aspectos que deben ser manejados con cautela, como es la calidad de los productos, los costos, estudios de mercado, capacidad de rearmarse ante las crisis, tener el know how, todo eso unido a una atmósfera adecuada, acorde al cliente que queremos seducir”, asegura Klonsky.

Agrega que contar con alguien que cocina muy bien y con un capital inicial es el pie fundamental, pero no lo principal para montar un restaurant. “Tampoco es algo que garantice el éxito; se necesita además tener un menú de alta calidad gastronómica, variedad y presentración, un servicio amable y eficaz, precios razonables, buena ubicación geográfica, buena publicidad y una buena administración“, explica.

Imagen foto_00000012Recuerda que en nuestro país el rubro gastronómico ha ido fortaleciéndose y con ellos la competencia y entre este mercado y una ampliación del campo de batalla en forma de programas de TV dedicados a la gastronomía y la diversificación del formato del restaurant.

Lo que antes era considerado un oficio, hoy se ha transformado en una profesión codiciadas y una oportunidad atractiva de desarrollo laboral.

También ha aumentado la complejidad, cree. Recientemente, el Seremi de Salud Metropolitano informó sobre los restaurantes de Santiago que fueron fiscalizados en 2015 en un dictamen en el que a uno de cada tres locales se le cursó un sumario sanitario producto de fallas en las cadenas de frío o faltas menores relacionadas con la infraestructura de los recintos.

“Muchos negocios empiezan como empresas familiares o entre amigos, y no siempre se tiene la expertise necesaria para el éxito. Nosotros otorgamos nuestra experiencia, acorde al éxito de nuestro emprendimiento, por medio del cual esperamos ayudar a todos los inversionistas para que puedan lograr sus objetivos en el maravilloso mundo de la gastronomía”, dice Klonsky sobre esta nueva veta de asesorías.

AUTOR: Carlos Salazar
FUENTE: La Nación