El Lafayette o Damanzaihao se construyó en 2008 y nació por la remodelación de un buque petrolero, convertido en el pesquero más grande del mundo, que funciona como una nave madre que almacena y traslada las capturas de otras flotas de arrastre.

La Organización Regional de Ordenación Pesquera del Pacífico Sur (ORP) decidió mantener en su lista negra, por pesca ilegal, al buque factoría más grande del mundo, el Damanzaihao, medida que fue celebrada este lunes por la Fundación para la conservación marina Oceana.

La ordenanza ocurre a casi un año de la expulsión de la nave, también conocida como Lafayette, de las aguas del Pacífico, pese a la apelación de la empresa Sustainable Fishing Resources, dueña de la embarcación.

“El Damanzaihao es un verdadero peligro para los océanos por su enorme capacidad de almacenamiento”, señaló a los periodistas Liesbeth van der Meer, directora de la Campaña de Pesquerías de Oceana.

Asimismo, agregó que “el control de la pesca ilegal es una tarea urgente para la sustentabilidad de los recursos pesqueros, en especial cuando se trata de especies migratorias sobreexplotadas como el jurel, que posee gran relevancia comercial y social”.

El 6 de febrero pasado, la ORP incluyó al Lafayette en la lista de embarcaciones que practican pesca ilegal, no declarada y no regulada (IUU, por su sigla en inglés), tras detectar el transbordo no autorizado y entrega de información falsa a las autoridades sobre cargamentos de jurel congelado.

Esto trajo como consecuencia que el Ministerio de la Producción de Perú revocara la autorización de pesca al barco que actualmente lleva la bandera peruana, además de una multa a Sustainable Fishing Resources.

La sanción fue apelada por la empresa y la justicia peruana declaró la nulidad de la multa, pero ordenó retomar el procedimiento para establecer nuevas sanciones, por lo que el Damanzaihao permanecerá en lista negra hasta 2017.

La embarcación, además de su enorme capacidad de almacenamiento de 49.000 toneladas mensuales, constituye un riesgo para los ecosistemas, según Oceana, “por estar involucrado de forma reiterada en la pesca ilegal y cambiar constantemente de bandera para eludir los controles”.

En cálculos de la organización, el buque tiene la capacidad de sostener 547.000 toneladas de pescado al año, cifra que superaría el límite de extracción de jurel, cuya captura está regulada por ser una especie en peligro.

El Lafayette se construyó en 2008 y nació por la remodelación de un buque petrolero, convertido en el pesquero más grande del mundo, que funciona como una nave madre que almacena y traslada las capturas de otras flotas de arrastre, cargamento que clasifica, procesa y congela a bordo, para luego transportar a distintos mercados.

La última reunión de la ORP, que se llevó a cabo en la ciudad chilena de Valdivia entre el 25 y 29 de enero, definió las cuotas para la pesca de jurel y acordó de forma unánime mantener la cuota global de 460.000 toneladas, donde Chile tiene una asignación de 297.000 toneladas (64,6 %) y Perú de 7.400 toneladas.

Los océanos albergan más de 210.000 formas conocidas de vida que son fuente primaria de alimento y recurso económico vital para millones de personas en todo el mundo.

Sin embargo, cada año se capturan ilegalmente entre 11 y 26 millones de toneladas, con un valor estimado que podría llegar a los 23.000 millones de dólares.

La pesca de contrabando es el tercer negocio más rentable después del tráfico de armas y el narcotráfico, por lo que ha ocupado un lugar prioritario en el programa de Gobierno de Michelle Bachelet, mediante la firma del Acuerdo de Naciones Unidas sobre Poblaciones de Peces Transzonales y Altamente Migratorios. 

SECCIÓN: País
AUTOR: César Morales
FUENTE: EFE