Históricamente, el discurso del amor puro, de la casta base del matrimonio y la familia deja fuera de la alcoba la pasión original de la pareja. Aunque no hay evidencia de que las personas hayan mutado su idea tradicional del amor romántico a una que sostenga la relación tradicional en la experiencia sexual, existen algunos indicios sobre los nuevos amantes del siglo XXI, cree José Montero, empresario del sexshop.

El dueño de la marca Starsex (distribuidora del lubricante íntimo a base de marihuana y el chicle afrodisíaco, entre otros chiches) tiene como sustento las cifras de ventas de sus juguetes sexuales, lencería sexual, feromonas y otras novedades que se disparan en los días previos al 14 de febrero.

Imagen foto_00000024

Montero dice que aunque lleva cerca de 10 años en el sector, sólo hace unos 3 ó 4 años que nota que este mes marca un gran auge. “Esto es principalmente los primeros días del mes, antes del día 14, que es cuando la gente está programando su día de San Valentín. El aumento es de cerca de un 400% en las ventas al detalle”, explica sobre las ventas de sus productos estrella.

Los factores superan la escapada romántica o el tiempo libre, cree el empresario. En su opinión, el chileno ya demostró su amor con flores y chocolates toda la vida y decidió dar un nuevo paso para alentar el vínculo. “Creemos que la gente en vacaciones, después del estrés de las fiestas se logra relajar y entregarse a la relación. Por eso adquiere juguetes eróticos para darle variedad a su intimidad, para experimentar y decide según lo que otras parejas les han contado, también. Es el mes de febrero cuando se enarbola más la pasión y el amor, parece. Las parejas no buscan solamente chocolates o flores, sino una buena oferta o juguete sexual”, dice.

Imagen foto_00000023
El principal catálogo es el que se refiere a productos de uso compartido, es decir que sirven para interactuar o sumar un factor novedoso en el coito. Desde juegos de salón a accesorios que complementan la performance de los intervinientes en el juegueteo.

“Creo que el anillo vibrador, una pieza de silicona que el hombre se pone en el tronco del pene y que vibra en el clítoris de la mujer durante el sexo, es uno de los nuevos clásicos junto a los aceites de masaje, los juegos de cartas eróticos como “El pan de vida sexual” y curiosamente la lencería erótica masculina son cosas que han aumentado su salida”, agrega Montero.

-¿Crees que es una tendencia transversal?
-Es general, hay de todo en nuestra tienda. Muchos clientes sobre los 50 años, pero la mayoría bajo los 30 años. Creo que es el grupo más activo en este tipo de productos. Al menos eso es lo que vemos en el mesón. Lo más llamativo es que la timidez al ir a comprar este tipo de productos va decayendo respecto al cliente que dice que “lo mandaron” a comprar determinado producto o que “es para un amigo”. Ahora se detienen más a dialogar y hacer preguntas sobre el catálogo. Antes la gente se veía más insegura, más silenciosa y casi toda transacción era online, incluso la de clientes que compraban por internet aunque vivieran a un par de cuadras de la tienda según los despachos. Me parece muy positivo que haya una mayor apertura y que los jóvenes y adultos estén tan o más enterados que nuestros vendedores.

Imagen foto_00000022

ACTUALIZACIÓN:

GANADORES PRODUCTOS ERÓTICOS

1°. Paulina Morales

2°. Anael Canihuante

* Prenda de lencería hot masculina, un juego “Pan de vida” erótico, aceite aromático para masajes, una caja de chicle afrodisiaco y un anillo vibrador.

3°. Pato Elías

* Prenda de lencería hot masculina, un juego “Pan de vida” erótico, un aceite erótico a base de cannabis y un juego de bolas chinas.

Deben mandar nombre, RUT y teléfono a redesociales@lanacion.cl y luego venir a retirar sus productos entre el miércoles 10 y el viernes 12 de febrero, de 9:00 a 17:00 horas, presentando cédula de identidad en las dependencias de La Nación, ubicadas en Av. Nueva Providencia 1860, oficina 183. ¡Los esperamos!

A todos quienes participaron… muchas gracias y estén atentos a nuevos concursos

AUTOR: La Nación
FUENTE: La Nación