En septiembre del 2014 un polémico caso de robo de un camión cargado con distintas especies en San Antonio, principalmente chocolates de la marca M&M, remeció a la Policía de Investigaciones, por la supuesta participación de 11 funcionarios que fueron desvinculados tras un sumario y formalizados por su presunta responsabilidad en los hechos.

Según el Departamento V de la PDI (Asuntos Internos), el equipo de detectives que fue a recuperar la máquina a una parcela de la comuna de El Monte -en Talagante- no devolvió en forma íntegra las especies sustraídas.

El hecho, conocido en la prensa como caso “Chocolates”, vivió varios episodios judiciales el 2015 (entre formalizaciones, reformalizaciones y apelaciones) y dejó a dos ex detectives, Gonzalo Montoya y Sebastián Carrasco, en prisión preventiva durante el tiempo que dure la investigación del atraco avaluado en $35 millones. Obstrucción a la investigación, malversación y cohecho agravado son los delitos que la Fiscalía les atribuye y por los cuales busca penas de cárcel. El resto de los acusados quedó con firma quincenal.

“Somos inocentes”: la defensa de los acusados y la familia

Pese a tener todo en contra, los ex PDI y sus familiares están tranquilos. Confían en su inocencia y poder demostrarla en tribunales e incluso algunos planean solicitar el reingreso a la institución.

Benilde Zúñiga, esposa del ex detective Carrasco, actualmente recluido en el cuartel Borgoño de la PDI junto a Montoya, cuenta a La Nación los complicados momentos que ha atravesado junto a sus hijos y otros familiares de los acusados.

Imagen foto_00000002“Este tiempo ha sido muy doloroso, no tan sólo para mí, sino también para toda mi familia, para mis suegros que son ancianos, para mis hijos, para todos”, dice la mujer que diariamente acude al recinto policial a visitar a su esposo.

Estamos pasando por una situación muy lamentable, muy triste, queremos salir limpios y dignos de esta situación”, agrega la acongojada mujer.

Continúa relatando que “hay comentarios lapidarios, ya sea de los medios de comunicación y del entorno que desconoce la raíz, el trasfondo de esta acusación. Es por eso que de repente decaigo, es desgastante venir a ver a mi esposo que está en prisión preventiva”.

“Estamos convencidos que los 11 son inocentes”, sentencia.

Esa misma convicción tienen los ex detectives, ahora apresados, que afirmaron que no descansarán hasta probar su inocencia y dejar en claro que no cometieron los delitos que se les imputan. “Somos inocentes”, es lo que más se escucha entre los 11 formalizados.

Dardos contra el dueño del camión robado y el fiscal

Desde el cuartel Borgoño, los ex detectives y sus familiares apuntan su mirada al dueño del camión robado.  “Esto ha sido desgastante y muy injusto para las familias que están pasando por esto, a sabiendas que son delitos que surgen a raíz de otro autor, que en el fondo es Cristián Fredes, quien hizo el autorobo e inculpa a estos funcionarios”, dice sin tapujos Benilde Zúñiga. De hecho, dice que durante las formalizaciones se informó que el monto avaluado en el robo “bajó” de 35 millones de pesos a sólo $ 3 millones.

La defensa entregó antecedentes en noviembre del año pasado que dicen relación con un falso testimonio que el empresario habría señalado sobre el robo del camión.  “Nosotros anunciamos en las primeras audiencias de formalización que existía acá una denuncia falsa, injusta y arbitraria, que enlodaba a estos funcionarios policiales, pero que ya está reconocida como falsa, razón por la cual no debiera haber ningún tipo de credibilidad a testimonios de esa naturaleza en ningún tribunal del país”, indicó en ese entonces el abogado defensor Víctor de María. 

Por ello es que Benilde asegura que “me he sentido decepcionada, muy decepcionada por los sistemas de Fiscalía (…) Ha sido muy dura la batalla e injusta, puesto que todo el procedimiento ha sido muy viciado”.

En ese sentido, también lanza críticas en contra del fiscal José Miguel Subiabre, quien “ha sido muy tozudo, ha mentido y falta a su ética profesional”, acusa.

“Esperamos despertar de esta pesadilla y volver a nuestras vidas normales, nuestras vidas felices y sentir el mismo orgullo que sentimos por mi esposo”, cierra entre lágrimas.

Ex PDI con firma quincenal relata su historia

Sergio Mena es uno de los 11 ex detectives acusados del robo al camión de Fredes. Tal como los otros 8, el ex subcomisario de la Bicrim de Talagante se encuentra con firma quincenal y alejado de la institución.

“Tengo un montón de sensaciones. Rabia, impotencia, pero lo que más me identifica es el trabajo policial. Yo elegí esta carrera, yo soy profesional por fuera, y yo quise ingresar a la Policía de Investigaciones por iniciativa propia. Y de pronto, por el simple hecho de querer trabajar y hacer las cosas bien, me veo envuelto en esta situación y -en definitiva- sin probar nada concreto aún, nos desvinculan, nos sacan de la policía”, cuenta a La Nación.

Sigue diciendo que “los más afectados fueron mi mamá, mi pareja, mi hijo (11 años) que me hizo un par de preguntas. Entonces fue chocante, haber dado explicaciones por haber trabajado, fue chocante”.

Imagen foto_00000001Además “hubo comentarios que decían que era delincuente. Fue triste, porque fui juzgado moralmente sin que se haya demostrado que yo haya sido un delincuente”.

Todo eso hizo que tuviera que pasar por un proceso “muy desgastante. Es un desgaste psicológico enorme. Al principio hubo una semana entera que no me bañaba. Yo me refugié en la casa de mi mamá para no estar solo. Era tan desgastante levantarme en la mañana y lavarme los dientes que no lo hacía, no me levantaba”.

“Yo despertaba a veces a las 6 de la mañana y recién venía a comer algo a las 2 de la tarde”, añade. Y ni hablar de redes sociales: “nada de eso, porque yo sabía que si me metía a Facebook o buscaba mi nombre en internet, me iba a hundir en un hoyo más grande que en el que estaba, entonces yo trate de protegerme emocionalmente”.

Y las miradas se acrecentaban más por el sólo hecho de ser PDI. “Por ese hecho la gente te juzga distinto, porque dice que los policías están para servir.  Yo salí en la tele como parte de una banda que se dedicaba al robo de camiones, cosa totalmente falsa”.

“Al principio me sentí atacado por los medios por el solo hecho de ser policía”, complementa.

De regreso a la institución

Pese a todo lo vivido, asegura que “yo estoy súper tranquilo de que el que nada hace, nada teme. Yo estuve en el lugar, no vi nada raro y si lo hubiera visto, ya lo hubiera dicho”.

Mena alcanzó a estar 3 años en la PDI, institución contra la cual no guarda rencor, pues “yo comprendo lo que tenía que haber hecho el Alto Mando, porque tenía que proteger a la PDI”.

Es por eso que “después de demostrar nuestra inocencia  y si el Alto Mando y la Presidenta lo estiman conveniente, yo encantado de reincorporarme y sigo trabajando como PDI”.

“Estoy definitivamente convencido que se va a demostrar la inocencia de los 11 detectives. Yo estuve en el lugar y no se sustrajo nada. No se sustrajo nada”, finaliza.

Presentación de pruebas

Este miércoles 27 de enero, desde las 09:30 de la mañana, se realizará en el Tribunal de Garantía de San Antonio la audiencia de preparación de juicio oral, donde serán entregadas las pruebas a verse en el juicio, y la audiencia de revisión de medidas cautelares.

Cabe destacar que en oportunidades anteriores, los inculpados lograron revertir en primera instancia la prisión preventiva. Sin embargo, la Corte de Apelaciones restituyó la medida cautelar que pesa en contra de los ex detectives.

FUENTE: Patricio Gutiérrez Villagrán