Hasta el 20 de febrero próximo, sin necesidad de usar un telescopio, se podrán observar en el cielo Mercurio, Venus, Marte, Júpite y Saturno, como parte de una alineación planetaria que es visible en el cielo y que no ocurría desde hacía una década.

Los astrónomos precisan que estos planetas no están en conjunción ni se encuentran todos en la misma latitud. Se podrán observar en una fila alrededor de una hora antes de la salida del sol.

A fines de enero el fenómeno, que comenzó a observarse desde el 20 de este mes,  se apreciará en plenitud ya que habrá Luna llena y Mercurio brillará con mayor intensidad.

El momento clave –señalan- es 45 minutos antes del amanecer, ya que más temprano en la noche, Mercurio se encuentra demasiado bajo y más tarde el cielo comienza a clarear y la luz del Sol deslumbra.

Júpiter es el más brillante y el primero en salir en el norte, al lado viene el planeta rojo: Marte, seguido de la pálida luz de Saturno y por último Venus, que brilla sobre el horizonte oriental. Mercurio aparece al final de la formación.

TRASLADO

Desde finales de enero la Luna se trasladará en cada planeta y podrá ser utilizada como una guía fácil para la observación.

► Este jueves 28, la Luna estará justo al lado de Júpiter.

► El 1 de febrero, el satélite, que estará en su fase menguante, estará junto a Marte.

► Al día siguiente estará justo por debajo del planeta rojo.

► En la mañana del 4 de febrero, la media Luna estará cerca de Saturno.

► Luego, el 6 de febrero, estará junto a Venus y el 7 de febrero, una franja delgada de Luna se sentará debajo de Mercurio.

AUTOR: Patricia Schüller G.
FUENTE: La Nación