Llamaradas que llegaban hasta los 700 metros de altura se alcanzó a ver durante la madrugada de este miércoles en el cráter del volcán Villarrica.

El Sernageomin informó que se mantiene la alerta naranja del macizo debido a su condición de inestabilidad. Agregó que la sismicidad del volcán, uno de los principales indicadores para proyectar el comportamiento de la actividad, se ha mantenido fluctuante desde el pulso eruptivo más reciente.

También se mantiene como área de peligro un radio de 5 kilómetros en torno al cráter y a 200 metros a cada lado de los cauces que descienden del volcán.

AUTOR: Ricardo Pérez V.
FUENTE: La Nación