Molesta, la ministra secretaria general de la Presidencia, Ximena Rincón, se refirió a las denuncias contra personeros de Gobierno por boletas y financiamiento de cuestionadas empresas. En particular, evidenció su enojo con la periodista y opinóloga Pamela Jiles, quien la vinculó a la empresa Soquimich. Aunque no la nombró con nombre y apellido.

Hay una persona, una comentarista que ligó mi nombre a Soquimich. Quiero pedirles que por favor googleen cuál fue mi actuación (respecto a esa empresa). Yo hice la denuncia para echar abajo la licitación del litio por parte del subsecretario Pablo Wagner y se anuló la licitación. Yo hice las presentaciones ante la Contraloría”, disparó Rincón.

La ministra remarcó que “he sido clara respecto de lo que pienso de esta empresa en particular, pero así y todo una persona con nombre y apellido me vinculó. Hay que ser tremendamente cuidadosos”.

“Yo he hecho claridad respecto de mis convicciones en temas tremendamente complejos en el país, entonces estas afirmaciones gratuitas de una persona que tiene micrófono afectan a personas honorables y su familia. Por eso les pido cuidado y responsabilidad”, reiteró tras participar en la firma del proyecto de ley que sanciona con la pérdida del cargo a quienes ostentan cargos de representación popular que infrinjan la ley de gasto y transparencia electoral.

LA POLÉMICA ACUSACIÓN

La comentarista aludida por Rincón publicó en su página web una columna titulada “Los tres ministros y el padrino chico”.

En la publicación, Jiles señala que los 3 ministros que boletearon a Soquimich son “Jorge Burgos, Ximena Rincón y Alberto Undurraga”.

La periodista plantea en el texto que La Moneda “barajó la posibilidad de pedir la renuncia a los tres ministros manchados, antes de que sus nombres se hagan públicos”, sin embargo desechó la posibilidad y optó por “cerrar los ojos”.

AUTOR: Samuel Romo
FUENTE: La Nación