La Dirección de Comunicaciones Corporativas de la Universidad Central de Chile precisó los términos en que se dejó sin efecto la querella contra Christian Merino, uno de los dos académicos que acusó la falsificación de actas para la titulación de egresados de la carrera.

Si bien en primer término el plantel había informado que “Merino se había retractado sus dichos”, este lunes precisó que “en la audiencia sostenida en el Juzgado antes mencionado, hubo una conciliación entre las partes”.

“El Sr. Merino entregó una explicación al demandante, dando cuenta de las motivaciones que tuvo para escribir el mail al Presidente de la Corporación. Dicha explicación fue aceptada por el abogado del Decano de la Facultad de Derecho, señor Andrés Naudon, dando término a la querella señalada”, finaliza la declaración de la casa de estudios.

Con este comunicado, la versión de la universidad calza con la entregada por el abogado Roberto Celedón, defensor de Christian Merino, quien conocida la primera declaración del plantel del viernes desmintió “absolutamente el tenor de ese comunicado” puesto que “jamás dijo el profesor Merino Alvarez que se retractaba como tampoco pidió excusa”.

Según Celedón, el profesor Merino manifestó “que la carta que motivó la querella fue para denunciar una preocupación por las irregularidades que se estaban cometiendo en la Escuela de Derecho y lo hizo con el ánimo de que pudiesen resolverse al interior de la universidad y demás instancias pertinentes, lo que no había ocurrido”.

Merino junto a la ex directora del Departamento de Derecho Económico y del Trabajo de la universidad, abogada Carolina Venegas (también desvinculada de la universidad), denunció que la irregularidad con los titulados de Derecho tenía que ver con la eventual falsificación de actas y comisiones fantasmas para la validación de estudios de 403 egresados de la carrera, situación que se denunció ante la Corte Suprema y el Ministerio de Educación.

AUTOR: Samuel Romo
FUENTE: La Nación