El Tribunal Ambiental de Santiago rechazó una demanda por daño ambiental interpuesta por comunidades vecinas contra Compañía Minera Nevada SpA. por su proyecto Pascua Lama, debido a que no se logró acreditar el daño alegado.

La demanda fue interpuesta por pequeños agricultores, ganaderos de la comuna Alto del Carmen y alrededores y el Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales (OLCA), alegando la afectación o menoscabo significativo solo respecto de tres glaciares (Toro 1, Toro 2 y Esperanza) y a la cuenca del río El Toro que es hacia donde escurren las aguas de dichos glaciares.

Sin embargo, el Tribunal determinó -según la sentencia- que “existe una multiplicidad de antecedentes probatorios concordantes entre sí que, apreciados conforme a las reglas de la sana crítica (…), permiten dar por acreditado que no se ha alterado la tendencia histórica de pérdida de masa de los cuerpos de hielo del área de influencia del proyecto”, dice la sentencia.
 
Según afirma, para determinar la existencia o no del daño ambiental denunciado, el tribunal consideró las pruebas aportadas por ambas partes durante el proceso, y además realizó requerimientos de información y análisis propios respecto de cada uno de los elementos involucrados, aplicando una metodología -recomendada nacional e internacionalmente- que verificó las emisiones y depósito de material particulado en los glaciaretes; el efecto de este material en estos cuerpos de hielo, es decir si el polvo acumulado podría haber ensuciado su superficie, gatillando su derretimiento, y por tanto, una reducción en su masa y tamaño; el balance de masa, y la cantidad y calidad del recurso hídrico, entre otros factores.
 
Es así que el tribunal estima que la acción del proyecto minero “no es la causa de la disminución de la masa de estos cuerpos de hielo ni de la reducción en la disponibilidad de recursos hídricos alegados por la demandante; así como tampoco del empeoramiento observado en la calidad de dichos recursos, ya que ninguna de estas variables habría visto alterada su evolución en relación a su tendencia histórica tanto de largo como de corto plazo”.

 

GREENPEACE

 

Ante el fallo reaccionó la rama chilena de Greenpeace, la que señaló a través de su director, Matías Asún, que el país necesita una nueva legislación sobre el tema.

“Pascua Lama es el proyecto ícono de de la destrucción de glaciares, esto ha sido denunciado por las comunidades por años. Si hoy Tribunales Ambientales no pudo acreditar la destrucción de glaciares,  teniendo evidencia concreta, entonces necesitamos urgente una ley de preservación y conservación de glaciares, no sólo de protección de glaciares como quiere la presidenta Bachelet”, señaló.

Greenpeace hizo público hace unas semanas un documento interno de la minera Barrick Gold que confirma afectación directa a los glaciares. Se trata de un flash report, documento que  reporta todos los incidentes que ocurrían durante la construcción del proyecto minero y que en este caso  advierten la ilegal existencia en funcionamiento de un camino sobre el glaciar Toro 1, hecho que posteriormente terminó por destruirlo. 

“Preservando los glaciares es la única manera que casos como los de Barrick Gold no sigan ocurriendo. La ley propuesta por el ejecutivo es sólo proteger los glaciares que se encuentran en parques nacionales, dejando a criterio cuáles pueden ser intervenidos y removidos a conveniencia de inversiones mineras”, sostuvo Asún.

AUTOR: C.M.
FUENTE: Nación.cl