Por segunda vez en este año, Fundación Chilenter exportó diversos componentes electrónicos en desuso con el fin de ser valorizados y reciclados en el extranjero. La operación busca que los desechos tecnológicos o e-waste, que a diario recibe el organismo, tengan un destino final en armonía con el medioambiente, con un manejo adecuado y seguro de los materiales peligrosos que contienen estos desechos.

 Gracias a la colaboración con la fundación Belga Wordloop, la compañía holandesa, Jacomij Electronics, será la encargada de recibir las 17 toneladas exportadas en esta oportunidad. Su misión será valorizar las piezas, dando una nueva utilidad a los materiales extraídos, tales como oro, plata, cobre entre otros. En Chile no se pueden realizar éstos procesos por no contar con la tecnología que permita un tratamiento adecuado, responsable y seguro de éstos residuos.

Las 17 toneladas enviadas al puerto de Rotterdam contienen 2,8 toneladas de lectores de DVD/CD; 6,7 de fuentes de poder; 1,6 de floppy; 2,7 de discos duros y 3,1 de diferentes tipos de cables.

La Fundación Chilenter, que tiene más de 12 años de vida, desde el año 2009 asumió el desafío de asegurar a las personas y empresas que les donan sus equipos en desuso, que ninguno de esos componentes terminaría en un vertedero común. 

“Tomamos la decisión de evitar enviar residuos a rellenos de seguridad, por lo que todos los equipos computacionales y periféricos recibidos en donación que no se pudieron reacondicionar por haber terminado su vida útil, fueron valorizados mediante reciclaje dispuesto en empresas certificadas. Así ya hemos completado 18 exportaciones de este tipo en estos seis años”, declaró la directora ejecutiva de Chilenter, Irina Reyes.

AUTOR: C.M.
FUENTE: Nación.cl