El rector de la Universidad Central, Rafael Rosell, despidió a Carolina Venegas, directora del Departamento de Derecho Económico y del Trabajo de la casa de estudio, quien denunció que existían irregularidades con la convalidación de asignaturas de 403 egresados de Derecho, anomalía que denunció ante la Corte Suprema y el Mineduc.

La autoridad académica adujo, para explicar su decisión de desvincularla, que “el contrato de trabajo impone una obligación de confianza y lealtad con la institución”.

Ello se ha vio -añadió- “infringido por sus declaraciones con publicidad en las cuales acusa a la universidad de la comisión de ilícitos penales y concretamente la falsificación de actas de exámenes de alumnos”.

Rosell  admitió que a petición de la docente se instruyó una investigación que finalmente desestimó las denuncias de la docente. El rector afirmó que se detectaron “defectos administrativos menores en el proceso”.

“CONCIENCIA TRANQUILA”

Venegas lamentó que la investigación interna “se haya limitado a tratar de avalar un procedimiento a todas luces irregular, aceptando el ardid de que no eran actas de examinación sino que actas internas de validación”.

Egresada de la Universidad Central, sostuvo que “se nos ha privado formalmente del conocimiento de los antecedentes de esa investigación, abierta precisamente a raíz de nuestra denuncia. Tengo mi conciencia tranquila, de haber actuado con toda rectitud y lealtad a los principios que como académica y abogada me comprometí y he jurado desempeñar leal y honradamente”.

Hace algunos días la profesional contó a La Nación que pidió su desvinculación de la universidad en noviembre del año pasado, pero no fue acogida.  Pidió su salida cuando se dio cuenta de que “que ellos (los directivos) no estaban dispuestos a reconocer  que estaban cometiendo un delito”.

En las últimas semanas, denuncia, ha recibido amenazas vía correo electrónico “de un grupo que se autodenomina Gaucen, Grupo Antibasura Universidad Central”. El primer correo llegó el 1 de diciembre pasado, “un día antes que tuviéramos que prestar declaraciones al fiscal de la universidad”; el segundo mensaje fue enviado a la sede de La Serena “a personas que estaban vinculadas a nosotros y el tercer correo llegó poco antes de la Navidad”.

AUTOR: P.Sch.
FUENTE: Nación.cl