Un grupo de Investigadores de Astroinformática del Centro de Modelamiento Matemático (CMM) de la Universidad de Chile llevó a cabo un inédito monitoreo digital del espacio que les permitió observar casi en vivo explosiones de estrellas, llamadas supernovas.

Fueron 12 los astros que el equipo de profesionales chilenos pudo ver como explotaban a sólo horas de su aparición en el cielo, lo que constituye un hito, ya que nunca antes se había podido apreciar el acontecimiento en tiempo real.

“En una galaxia se espera que una supernova explote cada 100 años, de modo que la probabilidad de encontrar una supernova a sólo horas de su aparición es extremadamente baja”, explica el astrónomo Francisco Förster, líder grupo de astrónomos, informáticos y matemáticos.

Desarrollo técnico

Para poder desarrollar la investigación, el equipo implementó un nuevo software de análisis con la capacidad de diferenciar entre pares de imágenes y filtrar sólo aquellas con variaciones que corresponden a nuevas estrellas en el cielo.

Förster señala que gracias al estudio que saldrá de los datos que lograron recopilar de la especial experiencia se podrá descifrar aspectos nunca antes vistos de las supernovas.

El fenómeno  fue observado con la Dark Energy Camera (DECam) emplazada en el Observatorio Interamericano Cerro Tololo de AURA. La que a su vez está conectada al computador de alto rendimiento del Centro de Modelamiento Matemático en Santiago.

Visitando Galaxias

La cámara captura imágenes de un tamaño de 15 veces la Luna y de 520 mega píxeles, o sea de una resolución casi perfecta.

Con el experimento se visitaron cada 2 horas 40 regiones diferentes por 5 noches, área equivalente a 600 veces el astro lunar, con lo que se registraron al menos 1 millón de galaxias.

 Además del descubrimiento de 12 supernovas de 2 horas de vida se encontraron con un centenera de otras estrellas en las regiones más externas de la Vía Láctea, miles de asteroides hasta hoy no conocidos por la ciencia y otros objetos no clasificados.

AUTOR: Bruno Delgado
FUENTE: Nación.cl