Este 29 de marzo de 2014 el nuevo aniversario del asesinato de los hermanos Rafael y Eduardo Vergara Toledo, en manos de una patrulla de carabineros en 1985, para la familia está cruzado por el arresto de la sobrina de estos Tamara Soledad Farías Vergara (22), acusada de disparar el 21 de enero a un guardia del BancoEstado.

La joven, hija de Ana Vergara, la única sobreviviente de Luisa y Manuel que también perdieron en un confuso incidente con un explosivo en la dictadura a su hijo Pablo, es sindicada como quien irrumpió en la sucursal de Estación Central y baleó casi a quemarropa a Ronaldo Vargas.

La investigación que sostiene la Fiscalía en su contra apunta a que ella fue la que llegó a la sede, pidió primero cuidar una bicicleta al funcionario y luego volvió a preguntarle por un trámite momento en que le disparó al menos en 4 ocasiones.

Su permanencia en prisión preventiva ratificada por 60 días se sostiene en supuestas grabaciones que la mostrarían en el acto y que la señalan como la misma que luego apareció en una Comisaría de Estación Central acusando el robo de su bicicleta en un eventual intento de coartada que se frustró cuando le encontraron un arma en un bolso.

LA CARTA DE LUISA, MANUEL Y ANA

Una carta difundida en febrero, y firmada por su madre y sus abuelos, fustiga a la jueza Paola Robinovich, de quien dicen que “con la celeridad de un rayo vengador” pretende “condenarla a diez años y un día o a cadena perpetua, acusada de “robo calificado” la figura jurídica más dura del sistema penal chileno”.Imagen foto_00000002

En la misiva en que enfatizan el amor por la menor de la familia, lamentan que esta celeridad es “completamente contraria cuando se trata de condenar a uniformados, quienes a pesar de asesinar y abusar de su poder con los jóvenes y civiles de las poblaciones, viven tranquilamente en sus casas”. 

“Nosotros por el asesinato de Eduardo y Rafael, nuestros hijos, tuvimos que esperar más de veinte años para que la justicia se pronunciara y su sentencia fue muy leve, sólo 7 años por asesinar a dos personas y arrestados sin ningún medio de comunicación presente, sin mostrar sus rostros,  sin esposas en sus manos y enviados al hotel 5 estrellas de Punta Peuco”, agregan.

Imagen foto_00000001SOLIDARIDAD INTERNACIONAL

Mientras permanece en un módulo de alta seguridad de la fatídica Cárcel de San Miguel, desconocidos que firman con la A del anarquismo han dejado rayados en muros de Santiago, Valparaíso y también en  Bolivia y Argentina (como el de la foto a un lado en Bahía Blanca) pidiendo su libertad con leyendas como “Sol a la Kalle” o “Libertad a Sol Vergara“.

Aunque ronda la versión de que actuó en venganza por la muerte del joven Sebastián Oversluij, abatido en diciembre de 2013 por un vigilante del mismo banco en un intento de asalto a una sucursal en Pudahuel, lo que está claro hasta ahora es su historia marcada por la muerte, el abuso policial y la falta de justicia en el caso de sus tíos asesinados en la Villa Francia.

REVISE ADEMÁS

LA VIDA MARCADA POR LA SANGRE Y EL FUEGO DE SOL VERGARA TOLEDO

AUTOR: Rodrigo Pizarro F.
FUENTE: Nación.cl