Por estos días se viven momentos de tensión al interior de Pacific Fitness, la cadena de gimnasios más grande del país.

El conflicto partió cuando el gimnasio informó a su clientela que a partir del 1 de abril haría una readecuación de sus clases y horarios de las mismas. El tema es que en algunos casos, estas clases dirigidas serian eliminadas quedando gran cantidad de socios a la deriva debido a que fueron en definitiva el “gancho” para inscribirse en el gimnasio y firmar los contratos.

Según señalan algunos encargados de local, este viernes se definiría en gran medida la situación de varias de las sucursales donde los socios han manifestado una férrea oposición a lo que definen como una vulneración total de sus derechos como consumidores.

Pacific Fitness es propiedad del empresario Fritz Bartsch. Y en el pasado la cadena ya ha enfrentado varios reclamos por parte de sus clientes.

“NO PODEMOS HABLAR”

En Nación.cl intentamos comunicarnos con alguna autoridad de la administración de la citada empresa con el fin de conocer realmente lo que sucede al interior del gimnasio. Sin embargo, nadie accedió a hablar señalando que tenían prohibición absoluta de emitir algún tipo de declaración. Como solución ofrecieron llamar directamente al Servicio al Cliente.

Los socios han manifestado su descontento por todas las vías posibles intentando neutralizar la decisión de eliminar la mayoría de las clases dirigidas, a través de cartas, firmas, reclamos y grupos de Facebook, donde se ha ido canalizando el descontento generalizado de la clientela.

RAZONES DEL ENOJO

Según señalan algunos socios, esta es la única empresa que piensa que “el cliente no tiene la razón”, donde los funcionarios deben comprar su indumentaria y los entrenadores personales deben “arrendar” el local para hacer su labor profesional. 

Imagen foto_00000010
Fritz Bartsch, Presidente de Pacific 

En la página de Facebook “Denuncias Gimnasio Pacific”, se mencionan una serie de hechos por los cuales el dueño de la cadena habría optado por estos cambios. Se dice que algunas sucursales ya no seguirán con gran parte de sus clases de Body power, Localizado, Aerobox, Pilates, Zumba, Baile entretenido y el popular Spinning o Spinbike. En otros casos las clases se reducen a una por día, en horarios imposibles de asistir para la mayoría, según alegan los afectados.

El caso del Spinbike resulta ser, según manifiestan, un verdadero dolor de cabeza para la cadena ya que la alta demanda por esta clase hace que el uso de las bicicletas provoque una mantención especial que los dueños no han estado dispuestos a asumir. Esto haría que las bicicletas estáticas funcionen en malas condiciones, dicen los socios. Por ello la cadena habría tomado la determinación de abaratar costos, pero eliminando clases.

Imagen foto_00000011
Los clientes crearon en Facebook la página “Denuncias Gimnasio Pacific”

Pero el descontento alcanza para todos. Según señalan los reclamantes, por alguna razón la ropa corporativa de los trabajadores se le cobra a cada uno de ellos, así como lo que sucede con los entrenadores personales que los socios contratan que son trabajadores de la misma empresa y que para hacer su trabajo tendrían que pagar el arriendo de las instalaciones.

Los descontentos socios esperan que el gimnasio revierta la decisión de eliminar las clases. De lo contrario manifiestan que se realizarán diferentes acciones como la cancelación masiva del contrato con el gimnasio y la presentación de un reclamo – también masivo- al Sernac.

FUENTE: Rodrigo Chacón T.