El indignante caso del deceso de Jorge Aravena Retamal (44), víctima de un golpe de calor al ser olvidado al interior de un carro policial en Rancagua durante más de 7 horas bajo el abrazador calor de la zona que superó los 31°C, no sólo suma carabineros dados de baja, procesos y querellas. También recuerda los tristes hechos en que la negligencia, el descuido o el simple olvido son la causa de una trágica muerte.

Imagen foto_00000003Los casos más recurrentes alrededor del mundo son los de bebés olvidados al interior del auto por su padres o tutores. En octubre de 2010, la parvularia  Eugenia Riffo trasladó a 6 menores en su vehículo al jardín Mandarino de Huechuraba, olvidando dentro del auto al pequeño Borja López de 3 años de edad quien se había quedado dormido. Recién esa tarde cuando su abuelo fue a retirar al niño, los adultos se percataron de que el niño yacía muerto en el vehículo víctima de las temperaturas al interior que se habían concentrado hasta los 58°C.

La autopsia de Borjita determinó que la muerte se produjo por asfixia y edema pulmonar agudo. Riffo, junto a otras tías ejercía el traslado de algunos menores al jardín lo que fue parte del triste debate de entonces. Fue condenada a 1 año de prisión remitida. 

Sólo en EEUU se registran cerca de 550 de estos casos desde 1998. La mayoría por parte de padres que olvidan a sus hijos en el auto al cambiar de rutina sorpresivamente. Incluso, algunos estados han creado leyes en las que se castiga a quienes dejen a un bebé por descuido dentro de un auto por más de 15 minutos.

La mamá del año

Amanda Hutton, madre del pequeño Hamzah Khan de 6 años fue detenida el año 2011 cuando se descubrió que en un increíble acto de negligencia dejó morir al pequeño de hambre y dejó el cadáver en su cunita durante 21 meses. Ella asegura que un día llegó a casa y ya estaba muerto, sin embargo el análisis del atrofiado cuerpo del niño demostró que murió de inanición deliverada, mientras su mamá seguía cobrando los subsidios sociales por el pequeño. 

En China un joven de 14 años falleció congelado luego de que fuera castigado con la expulsión de las aulas en pleno invierno el año 2009 . El hecho ocurrido en la provincia de Shandong tuvo lugar luego de que el estudiante de internado Zhang Jixin fuera sorprendido fuera de su habitación por un maestro quien, luego de golpearlo, lo dejó fuera del edificio. Según sus compañeros, el profesor se fue a tomar unas copas para capear los 10 grados bajo cero de esa noche olvidándose del malogrado joven que pereció congelado. Mejor suerte tuvo otro estudiante chino, pero en California que demandó por 20 millones de dólares a la policía antinarcóticos que lo mantuvo olvidado en un calabozo sin agua, alimento ni baño durante 5 días después de una detención de rutina.  

En Francia, una mujer que solicitó la revisión del departamento del vecino del piso de arriba por una filtración de agua, logró que se descubriera el cuerpo casi momificado de un anciano que llevaba 15 años muerto en su cama. El español Alberto Rodriguez, nacido en 1921, aún vestía pijama cuando, se estima, falleció por causas naturales. Lo que no es natural es pasar 15 años sin que nadie (ni siquiera las cuentas por cobrar) tocaran a su puerta.

Imagen foto_00000002En Chile, se dan casos similares protagonizados por ancianos olvidados. Uno reciente es el que sucedió en Pudahuel el año pasado cuando se produjo el hallazgo de los cadáveres de un padre y su hijo, ambos enfermos y sin familiares. El Progenitor Héctor Méndez Canales (73) falleció primero debido a su avanzada edad y luego el hijo, Hernán Méndez Aránguiz (34), quien no podía valerse por sí mismo por las secuelas de una meninguitis. Se cree que el anciando murió de un infarto y su hijo al no recibir atención ni alimentos. La data de muerte de ambos es de al menos una semana. Vecinos que veían la luz y el televisor encendidos todo el tiempo no sospechaban de ninguna anomalía en la casa.

FUENTE: Nación.cl