El asesino mató, desmembró el cuerpo de su víctima de 15 años y luego la ocultó en el entre techo de su domicilio. En la condena, el juez tomó en cuenta además que el homicida registraba antecedentes penales.

A 15 años de prisión fue condenado Edison Araya Arriagada, autor del homicidio y posterior descuartizamiento de la menor de 15 años Micaela Muñoz Hernández (15), ocurrido en enero del 2013 en Iquique.

Los macabros hechos ocurrieron entre el 22 y 28 de enero de 2013, en una casa ubicada en calle Errázuriz, el acusado efectuó con un destornillador varias lesiones a la víctima en la zona del tórax, causándole la muerte.

Con la finalidad de ocultar el hecho, Araya Arriagada quien se desempeñaba como ayudante de cocina, procedió a descuartizar los restos de Micaela, realizando además un tratamiento para evitar la descomposición. Acto seguido, dispuso los restos del cuerpo en 4 cajas que subió al techo del domicilio donde vivía.

La Fiscalía y los querellantes solicitaron la aplicación de una pena de 15 años de presidio, atendiendo además que el sujeto registra antecedentes por robo con intimidación, lo que fue acogido por el tribunal.

“Estoy agradado de haber podido entregar las herramientas suficientes al tribunal, para dictar un veredicto de condena, y haberlas podido reunir a través del trabajo de la Fiscalía como la policía”, comentó el fiscal Guillermo Arriaza tras la condena dictada por los magistrados del Tribunal Oral en lo Penal de Iquique. Rodrigo Vega, Marilyn Fredes y Franco Repetto.

SECCIÓN: País
FUENTE: Nacion.cl