Los menores fallecidos eran estudiantes de una escuela del barrio capitalino de Bab Toma donde cayó uno de los cohetes. Otros proyectiles, aparentemente lanzados por opositores al Gobierno de Bachar al Asad, cayeron cerca de una iglesia católica.

Un ataque múltiple con proyectiles de mortero sobre áreas residenciales de mayoría cristiana de Damasco dejó este lunes 8 muertos, de los cuales 5 era niños.

Fuentes oficiales y testigos presenciales informaron que uno de los obuses cayó sobre la escuela de San Juan, en el barrio de Bab Toma, causando la muerte de 5 estudiantes y heridas a otras 27 personas.

Otros proyectiles cayeron sobre la calle Alepo, en el barrio de Qassa, cerca de una iglesia católica, y en la zona de Bab Sharqi, causando la muerte a 3 personas e hiriendo al menos a una docena.

Varios testigos aseguraron el ataque causó además importantes daños a tiendas y vehículos.

Combatientes opositores

En las últimas semanas, los combatientes opositores que tratan de derrocar al Presidente sirio, Bachar al Asad, han intensificado los ataques de mortero en Damasco como respuesta a la confrontación militar en las afueras de la capital entre los rebeldes y las tropas gubernamentales.

Otro proyectil de mortero causó la muerte el domingo a un padre de familia y a sus 4 hijos en el distrito de mayoría cristiana de Duela.

SECCIÓN: Mundo
FUENTE: EFE