Funcionarios aduaneros germanos descubrieron aproximadamente 1.400 obras de arte en un departamento de Munich. Autoridades alemanas fueron acusadas de complicidad, por el retraso de informar recién el hallazgo realizado el año pasado.

Un tesoro de arte saqueado por los nazis y hallado en un departamento de Munich incluye obras que se remontan al siglo XVI y se extienden al período moderno de artistas como Canaletto, Courbet, Picasso, Chagall y Toulouse-Lautrec, dijeron el martes las autoridades alemanas.

Los funcionarios aduaneros descubrieron las aproximadamente 1.400 obras de arte durante un registro del departamento el año pasado, dijo Siegfried Kloeble, de la oficina de investigación de aduanas de la ciudad.

Añadió que las informaciones de los medios en relación a que las autoridades habían tardado dos años en informar del hallazgo eran desacertadas y que no se había producido un retraso indebido.

“Cuando recorrimos el departamento encontramos numerosas pinturas”, dijo Kloeble en una rueda de prensa. “Las pinturas en esta sala se almacenaron profesionalmente y en muy buenas condiciones”, agregó.

CRÍTICAS A ALEMANIA

Un grupo judío acusó el lunes a Alemania de complicidad moral tras informarse del retraso en revelar el hallazgo del enorme tesoro artístico.

El caso supone un campo legal y moral minado para las autoridades.

Imagen foto_00000008El régimen nazi saqueó sistemáticamente miles de obras de arte de museos e individuos de toda Europa. Un número desconocido de obras de arte sigue aún desaparecido, y los museos de todo el mundo han llevado a cabo investigaciones sobre el origen de sus obras expuestas.

Alemania ha enfrentado críticas respecto a que el proceso de restitución es demasiado complicado y carece de fondos suficientes.

Reinhard Nemetz, de la oficina de la Fiscalía de Augsburgo, dijo que no había planes de publicar una lista de obras de arte online.

En su lugar, dijo que las autoridades recibirían de buen grado los reclamos de quienes sospechen que el tesoro puede contener obras que legítimamente pertenecían a sus antepasados.

“LAS OBRAS SON DE GRAN VALOR”

Meike Hoffmann, experta en un arte que los nazis calificaban de “no alemán” o “degenerado” y que retiraron de sus museos, dijo que las obras eran de una “extraordinaria calidad estética” y de gran valor científico.

“Cuando estás frente a obras que se consideraban perdidas, desaparecidas o destruidas, y las ves de nuevo, en una condición relativamente buena – un poco sucias pero no dañadas – tienes un increíble sentimiento de felicidad”, dijo.

“Tienen un valor artístico increíble. Se desconocía de la existencia de muchas de ellas”, añadió.

SECCIÓN: Mundo
FUENTE: Reuters