Estudio jurídico Sin Deudas implementó estrategia para deudores. Consiste en reconocer primero el estado de riesgo, y luego ver la posibilidad de realizar negociaciones con los acreedores.

En los últimos meses han aumentado las visitas de personas a los estudios jurídicos para buscar una solución a su morosidad en el sistema financiero. Acá, los abogados se encuentran con situaciones de trabajadores con sueldos de $500 mil, pero que tienen un nivel de endeudamiento igual al de personas que reciben $4 millones al mes.  La orden del día es preparar una estrategia legal para no caer en la insolvencia.

Una de las oficinas que revisan estos casos es Sin Deudas, donde los abogados Gonzalo Manríquez y Samuel Vergara, señalan la necesidad de reconocer las situaciones de riesgo y después avanzar en un plan que incorpore educación financiera y alternativas judiciales, antes de ser presa de cobranzas de bancos, casas comerciales y otras entidades.

riesgo ad portas

Vergara sostiene que la vigencia del Sernac Financiero ha sido un factor importante para que los consumidores se preocupen más de sus vida financiera, especialmente en la revisión de las condiciones de los contratos de crédito.

Y aunque la gente “está un poquito más consciente de que existen alternativas para aplacar el sobreendeudamiento”, Manríquez indica que si el nivel de endeudamiento sobrepasa el 50% ó 70% de los ingresos, se estaría cayendo en riesgo.

RENEGOCIAR Y NO REPACTAR

Según los juristas, lo recomendable es que la persona determine en qué estado de riesgo financiero se encuentra. “Si una persona está entregando más del 30% de su renta en cuotas de créditos de consumo, ya está en riesgo, por lo que la idea es bajar los gastos fijos o aumentar sus ingresos“, puntualiza Manríquez.

La idea de la estrategia es que los deudores puedan prevenir situaciones futuras de morosidad con el sector financiero.

“Nosotros intentamos que estas personas puedan quedar en una situación más favorable para que en el futuro se puedan reactivar bancariamente, o bien puedan eliminar sus informes comerciales o, derechamente, extinguir la deuda, con negociaciones bancarias, no en el momento de la vigencia de la deuda, sino que en el futuro”, sostiene Vergara.

Ambos abogados coinciden en la necesidad de realizar un proceso completo de los endeudados, desde asumir el estado de la deuda hasta lograr la reactivación bancaria, para no caer en soluciones parche de última hora.

SECCIÓN: Economía
FUENTE: Roberto Valencia