Desde el año pasado, está disponible un blog para que los consumidores sepan cómo pueden tener sin costo el reporte de deudas, el que está garantizado en la Ley 19.525. El beneficio también opera para el Boletín Comercial y otros registros.

Suben los niveles de morosidad en el país como la espuma y son miles los que preguntan si están o no en la lista negra de deudores, para lo cual existe un sistema gratuito, garantizado por la Ley de Datos Personales, para obtener la deseada información en las oficinas de Dicom y de otros registros, como el Boletín Comercial.

La consulta se puede realizar a través del blog Dicomgratis.com, el que fue lanzado el año pasado, en medio de los masivos cuestionamientos que se producían a los registros comerciales, a causa de la llamada ley del borronazo, por lo que el sitio internet se creó para que las personas “puedan conseguir el Dicom gratis, o al menos para que puedan realizar una consulta certificada en línea; es decir que puedan conseguir sus datos de forma segura”.

EL MÉTODO

En el sitio se dan a conocer “4 métodos oficiales para consultar el Dicom”, de los cuales 3 son pagados y uno es gratuito y que está garantizado por la Ley 19.525, sobre información financiera de las personas.

En la normativa se estipula que “ningun habitante de Chile puede estar privado de su información financiera, motivo por el cual el gobierno del país le obliga a Dicom a darle un informe gratis una vez cada 6 meses, si es que la persona no lo ha solicitado en ese tiempo”.

CÓMO OPERA

La consulta no tiene costos siempre y cuando la persona no haya pedido el reporte en los últimos 6 meses.

El blog recomienda que, al momento de pedir el certificado gratuito, no se le entregue a nadie el RUT del usuario, para proteger los datos personales.

Lo cierto es que la Ley sobre protección de los datos personales obliga a todas las empresas de datos comerciales, como Dicom, el Boletín Comercial, Sinacofi y Databusiness, a que entreguen gratis el informe de deudas, una vez cada 6 meses.

SECCIÓN: Economía
FUENTE: Roberto Valencia