Artista exponía en un pequeño centro bautizado como “Museo del poder” en Sn Petersburgo. Se incautaron sus obras y se cerró el museo en virtud de la “violación de la legislación rusa”. Y el artista, Konstantin Altunin, debió salir del país y se encuentra en Francia. Al respecto, un diputado conservador aseguró que “hay muchos chinches, es hora de exterminarlos”.

El artista Konstantin Altunin, que pintó al Presidente Vladimir Putin en ropa interior de mujer, huyó de Rusia poco después de que la policía incautara varios cuadros y cerrara el museo de San Petersburgo donde exponía sus obras.

La policía, que fue alertada por “un ciudadano que dijo que los cuadros expuestos violan la legislación rusa”, incautó el martes los cuadros de un pequeño centro privado bautizado como “Museo del poder”, informó el portavoz de la policía, Viacheslav Stepchenko.

Los policías llegaron al museo armados con kalashnikov, explicó Alexander Donskoi, fundador del establecimiento inaugurado a mediados de agosto en la Avenida Nevski, en el centro de la antigua capital imperial (noreste).

Tras la incautación el pintor Konstantin Altunin, autor de las telas, huyó de Rusia y se encuentra en Francia, dijo Donskoi, ex alcalde de Arjanguelsk (norte), que fue perseguido y encarcelado cuando anunció que iba a presentarse a las elecciones presidenciales de 2008.

“Tras saber que la policía lo esperaba en su casa, Konstantin se compró el primer billete disponible para Dinamarca. Hoy está en Francia”, explicó Donskoi.

LEY RUSA

“Los expertos examinan actualmente” los cuadros incautados, dijo Stepchenko, quien sin embargo, no informó de la ley que ha violado esta exposición.

Se especula con que la legislación que habría violado es la recientemente aprobada por Putin que prohíbe todo tipo de propaganda homosexual ante menores y que la comunidad internacional considera homófoba y discriminatoria.

POLÉMICOS CUADROS

Imagen foto_00000008Uno de los cuadros, titulado “Travestis”, representa a Vladimir Putin con un camisón de mujer peinando al Primer Ministro, Dimitri Medvedev, que lleva un sostén. Otro muestra al diputado Vitali Milonov, impulsor de la polémica ley que castiga la propaganda gay ante menores, de pie ante una bandera con los colores del arcoiris, el símbolo del movimiento de la igualdad.

Un tercero, que se titula “El Partido Comunista de la Unión Soviética en la Iglesia ortodoxa”, muestra el rostro del patriarca ruso Kirill tatuado en el cuerpo de un delincuente junto con otro tatuaje de la efigie de Stalin.

“perversos y sodomitas seropotitivos”

El fundador del museo acusó al diputado Milonov de estar detrás del cierre de éste. “Hace unos días visitó la exposición y volvió ayer (martes) con la policía”, declaró Donskoi.

Citado por los medios locales, el diputado Milonov dijo que no quiere que le pinten con “la bandera que enarbolan los perversos y los sodomitas seropositivos”.

Interrogado por la radio Echo de San Petersburgo, Milonov dijo que ha “salvado” a la administración del museo de los que querían “romperle la cara”.

“Hay muchos chinches, es hora de exterminarlos”, agregó, en referencia a los liberales y homosexuales.

SECCIÓN: Mundo
FUENTE: AFP