El cosmonauta ruso Fedor Yurchijin, el italiano Luca Parmitano y la estadounidense Karen Nyberg tienen previsto permanecer 6 meses y realizar varias salidas al espacio, así como una misión de demostración de la cápsula estadounidense Cygnus.

Un cohete Soyuz con una tripulación internacional formada por 3 astronautas llegó a la Estación Espacial Internacional (ISS) tras despegar del cosmódromo de Baikonur, en las estepas de Kazajistán.

El cosmonauta ruso Fedor Yurchijin, el italiano Luca Parmitano y la estadounidense Karen Nyberg despegaron el martes a las 16:31 (hora chilena) a bordo de una nave Soyuz TMA-09M.

“El lanzamiento se desarrolló exactamente como estaba previsto”, declaró en ese momento Rob Navias, un representante de la NASA.

El acoplamiento tuvo lugar a las 22:10 (hora chilena), tras menos de 6 horas de vuelo, que antes duraba dos días.

Este enorme ahorro de tiempo es posible gracias a las mejoras tecnológicas que permiten a la cápsula Soyuz orbitar alrededor de la Tierra sólo 4 veces, frente a las 34 que necesitaba hasta ahora.

6 MESES EN EL ESPACIO

En esta oportunidad, los 3 astronautas se reunieron a bordo del ISS con los rusos Pavel Vinogradov y Alexandre Missurkin, y el estadounidense Chris Cassidy.

Tienen previsto permanecer 6 meses en la ISS y realizar varias salidas al espacio, así como una misión de demostración de la cápsula estadounidense Cygnus, que habrá de tener capacidad para transportar dos toneladas de carga.

Desde que Estados Unidos abandonó en 2011 su programa de transbordadores espaciales, Rusia es el único país del mundo capaz de llevar astronautas a la Estación Espacial Internacional.

El vuelo fue decidido por Rusia tras el éxito del lanzamiento de 3 naves de carga Progress (en agosto, octubre y febrero pasados) hacia la ISS, que llegaron a la Estación Espacial Internacional tras sólo 6 horas de vuelo.

El éxito del vuelo con tripulación augura un futuro prometedor para el programa espacial ruso, que había vivido en los meses anteriores una serie de tropiezos, entre ellos el fracaso para poner en órbita satélites de comunicaciones o las dificultades durante el amarre al ISS de una nave cargo Progress.

SECCIÓN: Tecnología
FUENTE: AFP