La campaña electoral y parlamentaria de fines de este año en ningún caso puede paralizar una agenda nacional de temas que deben ser abordados. Las legítimas diferencias y discrepancias pueden ser muy profundas, pero nunca para llevarnos al inmovilismo o a actitudes hostiles en el ámbito legislativo.

SECCIÓN: Blog&Opinion
FUENTE: Jorge Pizarro