El dirigente de Corea del Norte, Kim Jong-Un, señaló una pequeña isla sudcoreana, cercana a la frontera marítima entre ambos países, como primer blanco en caso de conflicto, mientras se mantiene intensa la tensión en la península, informó este martes la prensa oficial norcoreana.

La isla de Baengnyeong será el primer objetivo del ejército norcoreano, anunció Kim, durante una visita a los cuarteles militares cerca de la frontera, el lunes, el primer día de las maniobras militares conjuntas realizados por Seúl y Washington y que han sido fuertemente criticadas por Pyongyang.

En los últimos días, Corea del Norte ha amenazado con una “guerra termonuclear”, advirtió a Estados Unidos que se exponía a un “ataque nuclear preventivo” y denunció, el lunes, el armisticio que puso término a la Guerra de Corea en 1953.

“HAY QUE ROMPERLE EL ESPINAZO A LOS ENEMIGOS DEMENTES”

Baengnyeong tiene unos 5.000 habitantes y es la base de varias unidades militares.

En noviembre de 2010, Pyongyang bombardeó la isla de Yeonpyeong, también cercana a la frontera marítima, matando a 4 sudcoreanos.

“Una vez dada la orden, deberán romperle el espinazo a los enemigos dementes, deberán cortarles el cuello y así mostrarles claramente lo que es una verdadera guerra”, dijo Kim Jung-Un, según declaraciones recogidas por la agencia oficial de noticias norcoreana KCNA.

HAY TEMOR EN BAENGNYEONG

Un funcionario de la isla amenazada, Kim Young-Gu, dijo que los refugios para civiles estaban listos para recibir a la población y que todas las aldeas estaban en alerta.

“No hay en realidad un éxodo masivo de una población aterrada hacia el continente, pero, para ser sincero, hay un poco de miedo”, declaró a la AFP.

Pyongyang contesta la línea de delimitación marítima entre el Norte y el Sur, trazada por la ONU después de la Guerra de Corea (1950-1953). Varias escaramuzas mortales entre ambos países han tenido allí en los últimos años.

NAVES DE EEUU ESPERAN CON ARMAS NUCLEARES

Buques estadounidenses equipados con armas atómicas permanecerán en aguas de Corea del Sur para garantizar plenamente el “paraguas nuclear” de su aliado, según informó hoy el diario surcoreano Joongang.

Una vez finalizados los ejercicios militares conjuntos en curso entre Corea del Sur y EEUU, ambos mantendrán por un tiempo las armas nucleares en las cercanías de las costas surcoreanas “mientras observan qué sucede con Corea del Norte”, reveló al periódico un alto funcionario de Seúl que no se identificó.

“Necesitamos contar con un arma nuclear en la península coreana”, aseguró el funcionario, tras explicar que, en caso contrario, las represalias a un hipotético ataque atómico del Norte llegarían desde las lejanas islas de Okinawa (Japón) y Guam, donde EEUU estaciona sus barcos con armamento nuclear.

FUENTE: AFP / EFE