La carta parte con un título estremecedor: “He aguantado y he callado”. Así, Luis Fonsi decidió hacer sus descargos frente a los dichos que Adamari López publicó en su libro “Viviendo”, el cual salió a la venta el pasado 31 de diciembre y se ha convertido en todo un éxito.

En la publicación, Adamari cuenta que el cantante le habría sido infiel y detalla episodios como, por ejemplo, una vez que le dijo que “no me deseaba como mujer. Creo que ese fue para mí uno de los momentos más duros de todo el proceso. Cuando la persona que tú amas con locura te dice que no te desea como mujer, se te cae el mundo”.

Ante esto, el intérprete posteó en su sitio web una misiva que eriza los pelos. En ella, parte relatando que “he aguantado y he callado. Por ser un caballero, por respeto a ella y a lo que vivimos, por respeto a mí mismo. Portada tras portada, entrevista tras entrevista, de forma insensible y cruel se dicen cosas que nunca sucedieron”.

Fonsi relató que “la historia que se cuenta, aunque muy dramática y rentable, no solo está incompleta sino que NO es fiel a la verdad. Convenientemente describe a un hombre insensible que abandonó a su esposa en medio de su lucha por vencer una difícil enfermedad”, y afirma que “cuando en el 2005, Adamari López, la mujer que yo amaba, fue diagnosticada con un tumor maligno en el seno, yo puse mi vida en pausa. Grabaciones, discos, giras, conciertos, TODO quedo detenido”, dejando claro que estuvo con ella peleando contra la enfermedad no por quedar bien con nadie, sino porque la amaba.

El cantante afirmó que “si hoy tomo la palabra por única vez, es sólo para refutar las mentiras, los datos tergiversados, los comentarios sensacionalistas respecto a este tema. No me corresponde juzgar o tratar de entender las razones para la publicación de su libro. Este es un ataque personal, que falta a la realidad de lo que vivimos, que se contradice particularmente con las declaraciones que se hacen públicamente fuera del libro y que busca confundir al público usando como herramienta letal algo tan difícil y tan serio como una batalla triunfadora contra el cáncer. Me entristece que se haga sin pensar en las consecuencias y en el daño que se le hace a una familia y a terceras personas. Jamás lo imagine, no lo esperaba, es increíble que estemos hablando de esto, a casi 4 años de nuestro divorcio”, para terminar la misiva señalando que “rezo por que un día Adamari también pueda encontrar paz y darle paz a los demás”.