Varios puntos se deben conocer ante esta situación, pues implican una serie de trámites y documentos a presentar en los tribunales del Trabajo. Infórmese acá.

Pocos son los trabajadores que no quedan con un mal sabor de boca cuando los despiden, ya sea por considerar injusta la medida o porque simplemente el empleador no fue claro en justificar tal acción, lo que deja la puerta abierta para recurrir a tribunales del trabajo.

En el sitio Garantía Laboral entregan una serie de consejos para que los afectados sepan qué trámites deben hacer si desean demandar a la empresa que lo acaba de despedir.

QUÉ HACER

Lo primero que recomiendan los especialistas es que se analicen “las condiciones en que lo están despidiendo, es decir, cuál es la causa invocada para despedirlo, cuánto es lo que le ofrecen pagar y resolver si está o no de acuerdo con dichas condiciones”.

En caso de no estar de acuerdo con la medida, la persona tiene 60 días para demandar ante los Juzgados de Letras del trabajo competente, aunque “antes de demandar puede interponer un reclamo ante la inspección del trabajo, para intentar un acuerdo pre judicial”, señalan en el sitio.

DOCUMENTOS

Los documentos que se deben presentar son el contrato de trabajo, las últimas 3 liquidaciones de sueldo, la carta de despido, certificado de cotizaciones, mientras que, si no se tiene contrato o no se recibió una carta de despido, se puede prescindir de estos papeles.

Los juicios laborales son orales y duran entre 1 y 2 meses. “Ya no existe el recurso de apelación. Eventualmente puede llegarse a la Corte de Apelaciones, vía un recurso de nulidad, caso en el cual se alarga el juicio en varios meses más”, sostienen en Garantía Laboral.

La demanda se debe interponer ante el juez que tenga competencia en la comuna donde tenga domicilio la empresa, “o el del lugar donde se presten o se hayan prestado los servicios, a elección del demandante”.

JUICIO MONITORIO

También existe el llamado juicio monitorio, que consiste en un procedimiento breve, “aplicable cuando los valores pretendidos por el trabajador no sean superiores a 10 ingresos mínimos mensuales ($1.800.000 aproximadamente), debiendo previamente haberse presentado el respectivo reclamo ante la Inspección del Trabajo”.

Este proceso se compone de una audiencia única de conciliación y prueba, pudiendo el juez incluso dictar sentencia en ese mismo acto.

“El juez tiene la posibilidad de dictar sentencia de manera inmediata, sin necesidad de audiencia, cuando de la observación de los antecedentes existan, a su juicio, antecedentes suficientes para acoger la pretensión del trabajador. A dicha resolución el empleador tendrá la posibilidad de interponer un recurso de reclamación en un plazo de 10 días desde la notificación”, indican en el sitio de asistencia jurídica.

SECCIÓN: Economía
FUENTE: Roberto Valencia