Primeros antecedentes indican que las víctimas fueron ultimadas a balazos, mientras participaban del servicio dominical. En vísperas de Navidad se había registrado otro mortal atentado contra cristianos, incluido un sacerdote.

Quince personas murieron en un ataque durante la misa en una iglesia en el noreste de Nigeria, en lo que es el más reciente de una serie de actos violentos perpetrados contra cristianos en ese país africano.

“Según informaciones de nuestro personal en Chibok, un grupo de atacantes irrumpieron en una iglesia durante el servicio dominical y mataron a 15 personas”, dijo Mohammed Kanar, coordinador regional de la Agencia Nacional de Emergencias.

Se esperan más detalles de los incidentes pero al parecer las víctimas fueron ultimadas a balazos.

El ataque se produjo tras otro incidente similar el viernes pasado, cuando un grupo de desconocidos degollaron a 15 cristianos en Musari, que al igual que Chibok está situada en el estado de Bono, bastión del grupo extremista islámico Boko Haram.

Se estima que los atentados de Boko Haram y su represión por las fuerzas de seguridad en el norte y el centro de Nigeria han causado más de 3.000 muertos desde 2009.

La pasada Nochebuena, hombres armados atacaron una iglesia en el norte del país matando a 6 personas, entre ellas el sacerdote, antes de prender fuego al edificio. El hecho ocurrió en el pueblo de Peri, cerca de Potiskum, capital económica del estado de Yobe.

Nigeria, el país más poblado de África e importante productor de petróleo, está dividido entre el norte predominantemente musulmán y el sur de mayoría cristiana.

SECCIÓN: Mundo
FUENTE: AFP