Luego de 6 años alejada de los locutorios la mujer de voz profunda vuelve a la locución en radio Píntame, con el programa “CEACHEI”, donde promete entregar alegría e información con sonidos pachangueros.

Marisela Santibáñez se ha convertido en el Ave Fénix de la farándula criolla. Tras perder a su única hija Rafaella a manos del cáncer, la artista ha tomado la bandera de lucha de las causas sociales, apoyando cada evento benéfico al que se le invita y a los que no también.

Pero la mujer de voz profunda no sólo quiere ser el símbolo de la solidaridad criolla, sino retomar la exitosa carrera que la hizo conocida y de la cual se alejó para dedicarse a su retoño.

Por eso, la Mari, como le dicen sus amigos, suma a su participación en el programa “Show de Goles” y el matinal “La Mañana de Chilevisión”, su propio espacio en la radio Píntame.

CEACHEÍ” es el nuevo programa de Santibañez que irá de lunes a viernes entre las 12 y 15 horas, y que asegura está  inspirado en traspasar alegría, información y música a sus auditores. “Tendrá relación con las ganas de vivir, con todo lo que falta a ratos en el cotidiano de la vida”, asegura.

ALEGRIA Y PROFESIONALISMO

Es más, la locutora se ha propuesto ocupar este espacio para demostrar su profesionalismo, y tomar esta oportunidad como un regalo divino para entregar lo mejor de sí misma a su audiencia. “Estoy llena de ganas, de ansiedad y de fuerza, y sé que lograré lo que alguna vez fui en este medio primera sintonía y premio APES”, dijo entusiasmada.

Es más, la hincha de Colo-Colo asegura que la música es parte de su vida, y la de corte tropical es la única que “logra que mis patitas se muevan solas”, por eso será este estilo de ritmos el que marcarán la pauta en su programa.

“La gente necesita alegría y es la música tropical sin duda es la que logra sacarte de un momento triste, sacarte una sonrisa, coquetear con tu pareja, disfrutar con tus amigos, pasar buenos momentos en familia, sonreír… siempre tienen amor, a ratos desilusión, otras para decirle en la cara a algunas mujeres mentirosa, traicionera o como a mi muchas veces, loca, loca, loca”, sentencia.

Aparte de la felicidad que le produce volver a un locutorio de radio, Marisela también confiesa que su pasión es al mismo tiempo su terapia. “Hacer lo que amas en la vida es una terapia para cualquier ser humano, y yo amo hacer radio, claramente me relaja, me apasiona, me llena”. Pero explica que no es una terapia para olvidar el momento más doloroso de su vida, sino para transmutarlo en algo mejor: “Mi terapia es pensar en Rafaella siempre dedicar cada acto, cada palabra a ella, es y será mi inspiración siempre, no quiero pensar en otra cosa sino dedicarle todas las cosas que hago”.

SECCIÓN: Cultura y Entretención
FUENTE: Nación.cl