El texto prevé no penalizar la interrupción del embarazo si la mujer que desee abortar se entrevista con un equipo de al menos tres profesionales que le informará sobre los riesgos, las alternativas y los programas de apoyo a la maternidad o de adopción.

La Cámara de Diputados de Uruguay aprobó este martes con 50 votos a favor y 49 en contra el proyecto de ley que despenaliza el aborto hasta la semana doce de gestación y sin límite en caso de riesgo para la madre, siempre que se realice bajo la supervisión de las autoridades.

El articulado aprobado por los diputados modifica sustancialmente el que votó el pasado diciembre la Cámara de Senadores, por lo que la Cámara Alta tendrá ahora que darle el visto bueno definitivo en una fecha aún por determinar antes de que la norma pueda ser ratificada por el presidente José Mujica y entre en vigor.

Inspirado en la legislación de países europeos, el texto prevé no penalizar la interrupción del embarazo si la mujer que desee abortar se entrevista con un equipo de al menos tres profesionales que le informará sobre los riesgos, las alternativas y los programas de apoyo a la maternidad o de adopción.

Luego tendrá que esperar cinco días y si ratifica su voluntad de interrumpir su embarazo se coordinará el procedimiento.

Como excepción, se autorizaría el aborto cuando el embarazo implique un grave riesgo para la salud de la mujer, cuando haya malformaciones incompatibles con la vida extrauterina o cuando el embarazo sea producto de una violación, dentro de las 14 semanas de gestación.

La iniciativa sustituyó otra aprobada en diciembre de 2011 por el Senado, promovida por el gobernante Frente Amplio (FA, izquierda) que no avanzó en la cámara baja por la oposición de uno de los diputados de la coalición.

Como el FA tiene una ajustada mayoría de 50 diputados (en 99) debió negociar una versión alternativa con el Partido Independiente (PI) para llegar a los votos necesarios.

El texto volverá ahora al Senado, donde sólo con los votos del oficialismo se transformaría en ley.


SECCIÓN: Mundo
FUENTE: EFE