La bebida está hecha en base al aceite de la semilla de la planta y además lleva yogurt natural congelado, jugo de chirimoya, hierba mate, jengibre, passiflora y nuez moscada, lo que da como resultado un delicioso refresco.

Es un hecho que la marihuana causó alboroto entre los serios parlamentarios de nuestro país esta semana, luego de que el senador Fulvio Rossi (PS) confesara -en una entrevista al diario La Tercera – que consumía la droga un par de veces al mes, pero mientras la escena política chilena se iba en dimes y diretes sobre la polémica, otros no pudieron aguantar la curiosidad e incentivados por el tabú criollo se acercaron a “Soma Cafetería Sensorial” a consumir un exquisito smoothy con sabor a cannabis.

“Es la novedad, entonces la gente lo consume como un placebo“, contó Sebastián Binfa, dueño del local (José Miguel de la Barra 454, Bellas Artes) que lo ofrece. No produce un mayor efecto en el organismo, pero al estar mezclado con passiflora da la sensación de relajación, según la explicación que dio el empresario.

La bebida está hecha con el aceite de la semilla de cáñamo y además lleva yogurt natural congelado, jugo de chirimoya, hierba mate, jengibre, passiflora y nuez moscada, lo que da como resultado un delicioso refresco. La nueva maravilla también tiene propiedades para la salud puesto que contiene omega 3 y 6.

LEGALIDAD

“El mercado del consumo de cáñamo no tiene nada que ver con el cultivo ilegal de marihuana“, afirmó Binfa y señaló que en naciones desarrolladas existe una variada oferta gourmet que tiene como soporte este elemento. “Estamos replicando lo que hay en otros países, en España hay restaurantes donde la comida es en base a harina de cáñamo”, explica.

Según el comerciante, a la gente le llama la atención el producto y lo toma como placebo por un tema de osadía, puesto que aún no se tiene la información pertinente con respecto a esta variedad de la planta Cannabis Sativa en Chile.

SECCIÓN: Vida y Estilo
FUENTE: Andrea Córdova