Con la nueva cifra, el Ministerio de Desarrollo Social debería elaborar una canasta mínima de $288 mil para una familia de 4 personas. Si se considera el salario mínimo de $193 mil, que debería regir hasta julio del 2013, significaría que a los hogares más pobres les faltarían $95 mil para cubrir sus necesidades básicas.

La canasta básica de alimentos subió 12,4% en el período 2009-2011, pasando de $64.137 a $72.098, por lo que el costo de la vida de los productos más básicos que consumen los hogares más pobres aumentó casi $8 mil, siendo uno de los puntos negros en los resultados de la Encuesta Casen 2011, que anotó una disminución de la pobreza, de 15,1% a 14,4%.

Este incremento de la canasta, que sirve para determinar la línea de pobreza, duplicó la inflación de 6,5%, registrada entre noviembre del 2009 y 2011, lo que deja en un mal pie al nivel del salario mínimo, toda vez que el consumo de alimentos absorbe casi el 40% de este ingreso, situación que empeora en un hogar de 3 a 4 miembros.

POBREZA EXTREMA

El alza de $32.068 a $36.049 en la canasta básica para la pobreza extrema agrava la situación, pues una familia de 3 personas, con una de ellas recibiendo el sueldo mínimo de $182.000, significaría que deben destinar $128 mil para la compra de productos básicos, lo que representa el 66% del gasto para este nivel de ingreso.

Con la nueva cifra, el Ministerio de Desarrollo Social debería elaborar una canasta mínima de $288 mil para una familia de 4 personas que, si se compara con el salario mínimo de $193 mil, que debería regir hasta julio del 2013, significaría que a los hogares más pobres les faltarían $95 mil para cubrir sus necesidades básicas.

Con estos números, el reajuste anual del salario mínimo demostró que no contempló la necesidad de cerrar la brecha existente entre el sueldo base y la línea de pobreza.

SECCIÓN: Economía
FUENTE: Roberto Valencia