Con doble jornada de paralización los portuarios impiden traslado de exportaciones e importaciones de sectores productivos como el mineral, pesquero, frutícola y forestal. La manifestación tiene como fin exigir al Gobierno la devolución de impuestos de segunda categoría cobrada durante 30 años (1981 a 2010) a los trabajadores eventuales.

También solicitan indemnizaciones y jubilaciones para los operarios que se verán afectados por las licitaciones de los puertos de Talcahuano y Coquimbo; por 30 despedidos en Arica; y para la creación de un fondo de seguro catastrófico.

Al respecto, Robinson Ávalos, vocero nacional de la Unión Portuaria de Chile indicó que “no es nuestro ánimo provocar a los empresarios y dañar la economía del país. Esto tiene que marchar bien, si nos instan a esto es porque hay intransigencia del Gobierno” en gestionar su demanda, ya que sólo les señaló que recurrieran a tribunales.

Subrayó que “el empresario Leonardo Farkas, propietario de unas naves portuarias en el puerto de Caldera se vio afectado con el paro, por lo que envió una carta a La Moneda para solicitar su participación en el conflicto y los llamó a escuchar a los trabajadores”.

Por su parte, José Agurto, dirigente de la Unión Portuaria del Biobío señaló que “golpeamos la economía del país, cerrando los accesos a los puertos. Exigimos nuestra plata y no se ¿por qué se niegan tanto? Es algo porque nos corresponde y estamos dispuestos a conversar”.

Balance del paro

Este miércoles a las 08:00 horas con la adhesión de más de 8.000 trabajadores se dio el vamos al paro nacional portuario de brazos caídos en el Norte (Iquique, Mejillones, Tocopilla, Chañaral, Caldera, Huasco, Coquimbo) en la totalidad de los puertos del Biobío (Muelle CAP, Schwager, Talcahuano, San Vicente, Lirquén, Penco, Coronel) y en Puerto Montt.

Además en Valparaíso y San Antonio se han realizado manifestaciones en apoyo, debido a que no adhirieron al paro por miedo a represalias y despidos.

A su vez en Iquique, Valparaíso, Concepción y Santiago los estudiantes realizaron manifestaciones en apoyo de las demandas sindicales. En tanto, que el jueves se sumarían los trabajadores de Arica y Antofagasta.

Ávalos, aseguró que “hay un 80% de los puertos paralizados del país. Es buena la convocatoria, pero no sería un éxito si el gobierno no llama al diálogo, ya que nos llevaría a un enfrentamiento mayor”.

Y añadió que “el 24 y 25 en Coquimbo se realizará un congreso internacional. De no tener respuestas es probable que ahí coordinemos un paro indefinido a fin de emplazar nuevamente a las autoridades”.

Por su parte, Pedro Riquelme, vocero del puerto de Coronel recalcó que “sino tenemos una solución a nuestras demandas lucharemos hasta las últimas consecuencias y no descartamos adoptar una postura más radical en marzo”.

Dijo que “las demandas de los trabajadores deben aunarse es por ello que hoy creamos el consejo de exportación constituido por sindicatos pesqueros, mineros, forestales y portuarios”.

FUENTE: Carlos Vega / Nación.cl