Ex trabajadores del call center Spanish Global, junto a la senadora Ximena Rincón (DC) y el diputado Tucapel Jiménez (PPD), denunciaron que fueron despedidos ilegalmente de la empresa a través de la cual prestaban servicios en el área de ventas y telecobranza del Grupo Santander.

El despido afectó a 600 personas, destacando los casos de 39 mujeres con fuero maternal y 15 embarazadas.

El vocero de los trabajadores, Edward Doddis, señaló que “este es un problema que no nos afecta individualmente, sino que también a nuestras familias, hijos y principalmente a los que están por nacer”.

Viviana Hernández, trabajadora embarazada de cinco meses, testimonió que “el 13 de diciembre llegó una carta de despido a mi casa, luego hablé con la jefa de recursos humanos, quien me dijo ‘ya la despedimos por lo que no hay pie atrás’. Y esa fue la única respuesta que recibí de parte de la empresa. Luego, nos interpusieron una demanda para desaforar a las mujeres que estábamos embarazadas”.

Ximena Rincón, quien es presidenta de la Comisión del Trabajo del Senado,   aseveró que “Spanish Global ha dicho que ha terminado la relación laboral con sus trabajadores, porque se ha puesto término al contrato de trabajo que tenía con el banco Santander”.

A su juicio, “se deducen causas de despido que no son legales, ya que la empresa dice que el fin del contrato es por el término de la faena, sin embargo  estos trabajadores tenían contrato indefinido y claramente no tenía que ver con una tarea específica”.

El vocero de los ex trabajadores enfatizó que “no vamos a permitir bajo ninguna medida que nuestros derechos sean vulnerados. Si por razones de caja, Spanish Global no puede cancelar, el Grupo Santander  tendrá que hacerlo, ya que fue para estas empresas para las cuales trabajamos”.

Emplazamiento al Gobierno

Ximena Rincón dijo que  “preocupa que la Dirección del Trabajo no haga su pega. La ministra del Trabajo se comprometió con otra empresa de similares características (Sitel International Ltda.) y no está dando respuesta a una demanda de los trabajadores del país. Este sector es uno de los que hace mucho tiempo viene denunciando abusos e incumplimientos de la normativa laboral, que afectan a un número importante de trabajadores del país”.

El representante de los trabajadores desvinculados hizo un emplazamiento “al gobierno a que se haga participe de la solución y no sólo en este momento, sino que con los miles de trabajadores que operamos en Call Center de todo el país”.

El diputado Jiménez recalcó que “los call center cometen abusos increíbles con sueldos bajísimos, con extensas jornadas laborales, no se respeta a dirigentes sindicales, se despide a los que desean asociarse en sindicatos”. Añadió que “esta situación nos provoca indignación y es un reflejo de lo que ocurre hoy en Chile”.

El parlamentario se sumó a la crítica al rol de las autoridades. “La Dirección del Trabajo le pide por favor a las compañías que cumplan la ley. Debe volver a lo que era antes,  debe dejar ese rol meramente educativo y realmente fiscalizar, ya que es la única forma de poder mejorar las condiciones laborales”.

FUENTE: Carlos Vega