Economista y ex titular de Transportes, Felipe Morandé, señaló que el proyecto que busca informar acerca de las deudas saldadas por las personas generaría riesgos “desastrosos”.

El proyecto de ley que crea una base de datos de deuda consolidada presenta problemas experimentales que lo convertirían en algo similar al Transantiago, debido a la confusión que puede generar en el sistema financiero y en los consumidores, aseguró el economista y ex ministro de Transportes, Felipe Morandé.

Morandé participó en un debate sobre el tema este lunes en el Congreso, donde presentó parte del estudio que realizó para la Cámara de Comercio de Santiago.

A su juicio, la iniciativa que se encuentra en el Congreso, “no tiene un símil exacto en ningún otro país. En Chile, hay antecedentes de intentos de políticas novedosas, como el Transantiago, en las que nos ha terminado yendo mal. Por eso, los efectos que tendría el proyecto en un ámbito que anda caminando bien como el financiero, pueden ser desastrosos”.

El proyecto de deuda consolidada presentado por el Gobierno busca crear una base que muestre toda la información comercial sobre las deudas pagadas y morosas de los consumidores, además de obligar a las casas comerciales a informar de los deudores que han saldados sus cuentas.

Según Morandé, “no se ha demostrado que mostrar la información positiva de los deudores sea mejor que no hacerlo, por ende no sé si valga la pena tomar ese riesgo”.

RESPUESTA

Sin embargo, los argumentos de Morandé fueron rebatidos por el consultor de CLG, Christian Larraín, quien señaló que la deuda consolidada ayudaría a evitar que se repitan casos similares a La Polar, pues sostuvo que con un marco legal como éste, los actores financieros se habrían dado cuenta de las irregularidades con mayor antelación.

“Si se ve que una persona gana 150 mil pesos y tiene una deuda de 1 millón, probablemente nadie le hubiera  dado un préstamo”, explicó.

El economista argumenta que “no hay duda alguna que contar con mejor información de deuda sirve para tomar mejores decisiones. Todos los organismos internacionales metidos en este tema lo recomiendan. Es difícil afirmar que habrá un mayor acceso al crédito, pero sí que se van a tomar mejores decisiones crediticias”.

SECCIÓN: Economía
FUENTE: Roberto Valencia