Documento “Chile necesita una gran reforma energética” fue presentado este lunes y plantea establecer un royalty a las centrales termoeléctricas que se instalen, además de varias medidas para fomentar el uso de energías renovables y terminar con la concentración en la generación eléctrica.

Crear un eco-impuesto para la generación termoeléctrica; fomentar la generación eléctrica residencial;  prohibición de usar ampolletas incandescentes; crear una tarifa social para los sectores de menores ingresos, e impedir que las empresas eléctricas suspendan el suministro por deudas originadas en servicios ajenos son algunas de las propuestas hechas por la Comisión Ciudadana Técnica Parlamentaria a fin de mejorar el sistema eléctrico nacional.

El documento “Chile necesita una gran reforma energética” fue presentado este lunes  y plantea una serie de cambios en materia de seguridad, equidad, eficiencia, sustentabilidad y participación ciudadana en el sector eléctrico.

PLANTEAMIENTOS

Dentro de los planteamientos se indica la necesidad de crear nueva ley eléctrica en el marco del desarrollo sustentable; hacer reforma corporativa del CDEC –centro de despacho económico de carga- para asegurar la independencia de la industria eléctrica;  incorporar los costos de las externalidades, partiendo por el despacho de la energía para las fuentes más contaminantes; desconcentrar y abandonar gradualmente el modelo de mega proyectos para e pérdidas y efecto de fallas en el sistema.

En cuanto a la tarifa social para los más pobres, se plantea un cambio legal que comience en los servicios eléctricos que, posteriormente se extendería al gas y leña. También se propone terminar con la concentración en el mercado de la generación eléctrica y establecer un sistema de licitaciones que consideren las tecnologías de energía renovables.

TASA ESPECÍFICA

Otra idea es establecer el pago de un impuesto específico de beneficio municipal por la instalación de una central generadora de energía eléctrica, “regulando que los impuestos de las empresas energéticas sean pagados en los municipios donde sus proyectos se emplazan”.

Además, en el documento se señala que  “se consideren cargas impositivas acordes con las utilidades de las empresas y el pago de un royalty de beneficio regional, cuya recaudación vaya a un fondo administrado por un consejo integrado por organizaciones comunitarias, la Asociación de Municipalidades y el Gobierno Regional”.

APOYO

La propuesta es respaldada por un grupo de senadores entre los cuales están Antonio Horvath (IND); José Antonio Gómez (PRSD); Ximena Rincón (DC); Isabel Allende (PS); Carlos Cantero (RN), y Carlos Bianchi (IND), además de los diputados Marcela Sabat (RN); Enrique Accorsi (PPD); Patricio Vallespín (DC), y Alfonso de Urresti (PS).

Además, participan los consumidores de Conadecus, académicos de las universidades de Chile, Austral y de Los Lagos, junto a organizaciones ambientalistas como Terram, Ecosistemas, Greenpeace, Instituto de Ecología Política, entre otras entidades.

Uno de los puntos que se proponen es enfrentar el oligopolio en el mercado de la generación eléctrica, donde operan Colbún, Endesa y AES Gener-, cuyo resultado es el alto precio que pagan los usuarios por el servicio doméstico.

 Según el senador Horvarth, los clientes libres del Sistema Interconectado Central  y del  Sistema Interconectado del Norte Grande “en promedio están pagando, a agosto de 2011, un valor de US$117 y US$135 por MWh respectivamente, lo que significa un margen de sobreutilidad de casi 15%, mientras los clientes regulados pagan entre US$200 y US$240 por MWh, es decir $100 pesos por kilowatt hora, lo que implica que las empresas están marginando más un 100% sobre utilidad”.

SECCIÓN: Economía
FUENTE: Roberto Valencia / Nacion.cl