En mesa redonda sobre el tema en la Universidad de Chile se planteó la necesidad de crear un fondo especial para la calidad de la educación a través del aumento tributario a las empresas y a eliminar algunas franquicias que permiten que los más ricos paguen menos impuestos.

El economista de la Universidad de Chile, Alejandro Micco, planteó la necesidad de no bajar el impuesto a las empresas de 20% a 17%, además de mantener el tributo específico a los combustibles y eliminar el incentivo a la reinversión de las utilidades pues constituye una fuente de elusión para no pagar más tasas.

Estas ideas fueron planteadas por Micco como parte de los elementos que se deben considerar en una eventual reforma tributaria en el país a fin de financiar las demandas sociales existentes.

ALZA DE IMPUESTOS

En el marco de la mesa redonda sobre cambios a la estructura impositiva, organizada por la Facultad de Economía de la Universidad de Chile, el especialista indicó que se “requiere tener mayor gasto público para dar más bienes públicos. Por tanto, se requiere aumentar los impuestos, no bajarlos. No es realista plantear hoy día una baja de impuestos y un mayor gasto público”.

“Eso no se puede hacer. Por eso, lo que tenemos que pensar es cómo aumentar los impuestos y, desde ese punto de vista, me parece lógico mantener el impuesto a las empresas en 20%”, agregó.

COMBUSTIBLES

A su juicio tampoco se deben rebajar el impuesto a los combustibles “porque este lo pagan principalmente los chilenos más ricos”, por lo que además sostuvo que el tributo al diesel debe equiparar al de las bencinas.

“Hoy se produce una tremenda distorsión en el mercado porque mucha gente se está cambiando a vehículos diesel porque éste paga menos impuesto, pero contamina de la misma forma que la bencina! Creo que ambos deberían pagar lo mismo. Esto no afectaría a las empresas porque hoy hay una serie de mecanismos que permiten que las empresas recuperen el impuesto al diesel. Esto afectaría a la gente de clase alta que tiene autos petroleros”, precisó Micco.

La eliminación del incentivo a la reinversión de las utilidades –continuó- es genera el problema de rebajar el pago del 40% del impuesto a la renta, pues son varios los contribuyentes que sólo pagan hasta el 24% de tasas, acogiéndose a esta exención.

Las prioridades de la reforma tributaria, según Micco, serían el mejoramiento de la educación, y el sistema de salud, además de aumentar la innovación, por lo que propuso crear impuestos verdes, aumentar impuestos a las empresas y terminar con algunas franquicias tributarias, como la exención del pago de IVA en la construcción.

NUEVO FONDO

Por su lado, el economista y ex superintendente de Valores y Seguros, Guillermo Larraín, propuso crear un fondo para elevar y estabilizar el gasto público en la educación pública de calidad, por lo que planteó una reforma tributaria que recaude 2% del PIB al año y la emisión de bonos soberanos hasta 10% del PIB como máximo a fin de obtener recursos a través del endeudamiento.

Micco y Larraín descartaron la idea del ministro secretario general de la Presidencia, Cristián Larroulet, de vender los activos del Estado para financiar las demandas sociales, por considerar que los recursos que se obtendrían no durarían más de 2 años.

SECCIÓN: Economía
FUENTE: Roberto Valencia / Nacion.cl