Frente al vacío informativo de los bancos y otras entidades, el portal del crédito actualmente es el sitio más completo donde los consumidores pueden comparar las condiciones de un mismo préstamo que ofrecen las instituciones financieras. Vea acá un ejemplo de cómo debería funcionar la cotización.

Confusión en vez de una adecuada información han marcado la primera semana de operaciones del sistema de créditos universales en el sistema financiero. Muchas personas no saben en qué consiste esta iniciativa en la práctica y los bancos han brillado por su ausencia en orientar a sus clientes sobre el tema.

Un concepto clave del crédito universal es la Carga Anual Equivalente (CAE) que es la tasa de interés anual que incluye todos los gastos del crédito. Esta permite comparar qué institución financiera cobra más o menos por un préstamo, ya sea de consumo, hipotecario, estudiantil y avances en efectivo, entre otros.

DÓNDE COMPARAR

La CAE tiende a facilitar la información que cada entidad ofrece en sus créditos, pero para ello se requiere de una gran vitrina que resuma todos los datos de cada institución, como montos, pago de cuotas, intereses y los costos finales del dinero que se presta en el sector financiero.

Hasta el momento, el portal del crédito en internet es el sitio más completo para entender cómo funcionaría la información estandarizada de los créditos. Por ejemplo, un consumidor puede realizar la simulación de un préstamo de $500.000 en 12 cuotas, a partir de lo cual puede ver la lista de bancos, cajas de compensación y cooperativas de ahorro y crédito que ofertan este monto.

Además, se informa acerca de aspectos tan importantes como la cuota mensual total, el porcentaje de la tasa de interés, la Carga Anual Equivalente, costo final del crédito y el número de veces en que se paga (más los intereses y otros costos).

Información de este tipo es la que exigen los consumidores de los bancos, que en sus sitios web aún no las tienen disponibles.

CONSEJOS

Rodrigo  Varela, gerente comercial de Agencia Negociadora, señala que “los clientes, al momento de obtener el crédito, deben verificar que las condiciones han sido modificadas puede generarles cierto disgusto”.

 A su juicio, en un principio, los consumidores cotizarán las ofertas las diferentes entidades, “pero tengo mis sospechas que esas mismas entidades que evalúan al cliente podrán entregarle condiciones diferentes, ya que cada entidad le aplicará factores de riesgo y modelos de scoring diferentes al mismo individuo”.

“Para que el Crédito Universal se pueda aplicar de mejor forma, todas las entidades financieras debieran aplicar los mismos criterios de riesgo, por lo que el resultado de que un cliente frente a una situación como esa, elija entre una u otra entidad, dependerá exclusivamente de la calidad de servicio que las diferencien”, añade.

Varela señala que el consumidor final “puede que se confunda y no entienda porqué ofrecen una cosa y al final le entregan otra. Es probable que acusen de publicidad engañosa, y es por eso que la aplicación del Crédito Universal al principio no será muy fácil”.

SECCIÓN: Economía
FUENTE: Roberto Valencia / Nacion.cl