El ex titular de la colectividad se impuso a Martine Aubry en la segunda vuelta de las primarias socialistas para las elecciones presidenciales de 2012.

François Hollande, que sueña con convertirse en un “Presidente normal” sucediendo a Nicolas Sarkozy en la Presidencia de Francia en 2012, dio este domingo un gran paso al imponerse en la segunda vuelta de las primarias abiertas como el candidato del Partido Socialista.

Al frente del PS francés durante 11 años, cargo que asumió tras la brutal derrota socialista de 2002, Hollande lideró la segunda vuelta de unas inéditas primarias abiertas a los simpatizantes de izquierda de Francia, que lo prefirieron ante otra ex titular del bloque, Martine Aubry.

El coordinador de campaña de François Hollande, Pierre Moscovici, revindicó en la noche del domingo su victoria al afirmar que la tendencia del escrutinio era “buena” y “no se invertirá”.

“Tenemos un candidato que tiene toda la legitimidad y toda la fuerza”, afirmó Moscovici.

Poco después Aubry saludó la victoria de su rival. “Quiero saludar cálidamente la victoria de François Hollande. Esta noche es nuestro candidato a la Presidencial de 2012”, sostuvo Aubry, ex jefa del PS, de 61 años de edad, que aspiraba a convertirse en la primera mujer Presidenta de la República Francesa, en una breve intervención desde la sede parisina del Partido Socialista.

La líder socialista anticipó que este lunes “retomará su función de primera secretaria del PS”, cargo que abandonó a fines de junio pasado cuando anunció su candidatura a estas primarias, las primeras abiertas a los simpatizantes de izquierda en la historia del partido.

Aubry aseguró que trabajará con “toda” su “fuerza para que en siete meses François Hollande sea nuestro presidente de la República”.

PARTICIPACIÓN HISTÓRICA

Con una participación cercana a los 3 millones de electores, el PS superó la movilización “histórica” de 2,6 millones en la primera vuelta del pasado domingo que había puesto a Hollande en primer lugar con el 39% de los votos.

Según los sondeos, Hollande tiene una buena posibilidad de imponerse a Sarkozy en las elecciones del próximo año, debido a la abrupta caída de la popularidad del Jefe de Estado, principalmente debido a la crisis económica y sus medidas de ajuste.

SECCIÓN: Mundo
FUENTE: AFP / Foto: EFE