María Cornejo cayó al interior de máquina que viajaba desde Santiago hasta Antofagasta por lo que terminó internada en el Hospital de Copiapó.

La empresa Tur Bus fue condenada a pagar una indemnización de $3.120.000 a la pasajera María Cornejo Díaz por la fractura que sufrió al caer al interior de un bus de la compañía mientras se trasladaba desde Santiago hasta Antofagasta.

La Corte de Apelaciones de esta última ciudad dictó este martes el fallo unánime basándose en las normas de la Ley del Consumidor por el accidente caratulado como “negligencia” de la línea ocurrido el 3 de febrero del año  2010.

La afectada sufrió durante la noche una caída al interior del vehículo que le provocó una fractura en una pierna, lo que obligó a interrumpir el viaje e internarla en un hospital en la ciudad de Copiapó, en la Región de Atacama.

El tribunal de alzada ratificó la sentencia dictada por el Tercer Juzgado de Policía Local de Antofagasta en que se determinó el no respeto a las condiciones del contrato, de trasladarla a su destino en condiciones de seguridad,  y la prestación de servicio negligente.

Esto último, se señala en la sentencia, “al no evitar las condiciones que hicieron posible que ésta sufriera un accidente de gravedad (…) lo que significó que le afectaran una serie de consecuencias negativas”.

El Tercer Juzgado de Policía Local había fijado un pago de $230.967 por daño material o emergente, y $1.500.000 por daño moral, pero la Corte de Apelaciones determinó modificar los montos fobligando el pago de $120.000 por daño material y $3.000.000  por daño moral. Además se fijó una multa en beneficio fiscal de  4 UTM: $154.072.

SECCIÓN: País