La declarada voluntad presidencial del ex ministro de Hacienda Andrés Velasco abrió el debate al interior de la Concertación por la carrera 2013 a La Moneda. Para Osvaldo Andrade, es positivo que el ex jefe de las finanzas de la era Bachelet sincere sus aspiraciones. Y si bien lo defiende de la dura crítica de Francisco Vidal, admite que al economista le “falta calle”.

-¿Qué impresión le merecen las pretensiones presidenciales del ex ministro Andrés Velasco?

-Yo valoro que cualquier persona que sienta que aporta un conjunto de ideas las someta al escrutinio ciudadano. Desde ese punto de vista el que aparezcan alternativas y que además estén dispuestas a someterse a un proceso de primarias, me parece muy positivo.

-En todo caso, él aclaró que lo haría siempre y cuando Michelle Bachelet no se presente.

-Lo que pasa es que eso es una cosa absolutamente evidente. El respaldo que tiene la Presidenta Bachelet en la ciudadanía es un disuasivo para cualquiera. Pero eso no tiene que ser un obstáculo para que aparezcan alternativas. Eso es sano. Es sano que al igual que él, otros puedan manifestar ese interés. Los liderazgos se construyen con tiempo, con ideas, con propuestas pero también con mucha calle, con mucho trabajo con la ciudadanía.

“Si hay algo que yo puedo criticar de las opiniones que le escuché a Andrés Velasco es que a él le falta calle. Le falta entenderse con “los de a pie”. Pero para eso son estas cosas y yo celebro que esté dispuesto a someterse a aquello. Los socialistas tenemos una candidata y un razonable optimismo de que esta candidata está lejos por sobre el resto de todos, pero claro tenemos que ganar la elección. Pero le insisto: eso no tiene que ser obstáculo para que otros u otras manifiesten su interés. E incluso podrían ser parte del proceso previo”.

-¿Cómo?

-También hay elecciones municipales y parlamentarias. Y también invitaría a quienes critican esta irrupción de Velasco a que hagan lo mismo: que se sometan al pronunciamiento ciudadano. Perfectamente se puede ser un candidato a alcalde.

-Usted se refiere al conflicto entre Velasco y el ex ministro Francisco Vidal.

-No me refiero a nadie en particular. Lo que digo es que cuando se quieren confrontar ideas me parecen bien que se hagan seminarios y todas esas cosas, ¡pero tiene que haber un momento también en que estas ideas se confronten ante la ciudadanía!

-¿Y qué le parece lo afirmado por el ex ministro Vidal en el sentido que Velasco fue el responsable de la derrota de la Concertación?

-Discrepo plenamente de eso. Intentar personalizar los triunfos o las derrotas son una mala manera de hacer política. Vidal fue ministro del mismo gabinete en el que estuvo Velasco. Yo fui ministro del mismo gabinete y asumo autocráticamente las virtudes y los deméritos de ese gobierno. Empezar a mirar para el lado y eludir las responsabilidades propias nunca ha sido mi línea de conducta. Y lo digo yo con toda propiedad porque no son novedad mis opiniones muy discordantes en muchos aspectos con las del ex ministro Velasco. Eso no significa que yo eluda mi responsabilidad y se las adjudique a otros. Otra cosa es hacer una evaluación de otra naturaleza y es que tal vez las ideas que sustentaron un proyecto que se expresó fundamentalmente en un núcleo de pensamiento al interior de la Concertación, en mi opinión no fueron las adecuadas.

-¿Michelle Bachelet debería volver para la época de la campaña municipal?

-De ninguna manera. Creo que sería un tremendo error. Mire, ocurre una situación que es muy notable. Tenemos una ciudadana mujer que está a varios miles de kilómetros de Chile, viajando mucho y haciendo una tarea que es muy destacable y un orgullo para los chilenos en defensa de las mujeres del mundo y sin embargo está lejos en el primer lugar de todas las encuestas. Y en Chile hay una batahola de candidatos dando vueltas por aquí y por allá. El gabinete del Presidente Piñera parece más bien un comando de campaña y no obstante ello, Bachelet sigue estando en el primer lugar sin hacer ningún tipo de campaña. Y eso ocurre porque el recuerdo que dejó la Presidenta Bachelet no tiene parangón.

“En consecuencia, no hay ninguna razón para que apresuremos su regreso. Y desde ese punto de vista pensar que la campaña municipal se va a sustentar en ella, es eludir la propia responsabilidad. ¡Nosotros tenemos que ganar la campaña municipal! y construir las bases para que Bachelet vuelva en buenas condiciones. Esa es una tarea nuestra”.

SECCIÓN: País
FUENTE: Fidel Oyarzo/Nación.cl