Las recetas y los manuales no son el arma perfecta para encontrar el amor. Ni menos cuando esas guías de seducción se transforman en eso, papeles y letras acumuladas que no se traducen en habilidades personales y nociones generales de esta técnica, que debe constantemente adaptarse a cada circunstancia, con creatividad y el buen sentido personal del seductor o seductora.

La seducción no consiste en lo absoluto en aprender a decir frases típicas como un loro o tener actitudes o poses “de seducción”. Ni es suficiente obtener el teléfono de una chica o chico para decir que está conquistada.

OPCIONES

La Escuela Seducción Real que tiene como misión principal entregar técnicas de atracción (el macho alfa, el gato, la demostración de valor), consistiría en ofrecerle herramientas eficaces para que el hombre saque lo mejor de sí, gane confianza y sobre todo, sea capaz de lograr la conexión con las mujeres y, si es posible, también su número telefónico.

Sin embargo y pese a la arriesgada y bien intencionada iniciativa de esta escuela, no sé que tanto aprendizaje a cambio de $50 mil se le puede ofrecer a un muchacho para convertirlo en un seductor de tomo y lomo.

El año pasado, la empresa del Hitch chileno, Lucas Facundo, ofrecía todos los secretos para convertirse en un ganador frente a las mujeres. En sus libros “Total Seducción” y “Atraer y Seducir Mujeres”, ambos a la venta por internet, el Facundo incluyó estrategias probadas por él y adaptaciones de otros seductores, que desarrollarían mejor la autoestima, las habilidades sociales, la seguridad y el desafío mayor, cómo comportarse con una pareja.

Otra buena opción, para quienes nuevamente quieren gastar alrededor de $20 mil y quedarse con hojas debajo de la manga a la hora de actuar frente a una chica.

Por otra parte, en el libro “Lecciones de seducción”, escrito por Pilar Sordo, la sicóloga comenta que “la invitación es a entender que la seducción es un concepto mucho más amplio que el significado que se le ha venido dando. Incluso considero que se trata a este fenómeno de una forma bastante burda”. Pilar Sordo cuenta que “es un llamado a entender la seducción como un aspecto de la personalidad, en el sentido que todos tenemos que ser seductores, todos debemos ser gratos, amables”

HISTORIAS

Camila y Juan van caminando por el centro de Santiago de la mano. Se ven felices, se besan y continúan su trayecto. Ella luce un vestido floreado y él trae puesto un short y polera. El capitalino cuenta que se enamoró de su ya futura prometida por la hermosura de sus ojos, su boca y su cuerpo completo. La chica se sonroja y comenta que por el contrario, si bien el físico de su amado le llamó la atención, ella se enamoró de los cortejos, de las palabras y los cuidados que Juan tuvo con ella.

En la hermosa historia de amor que están a punto de celebrar este 14 de febrero cumpliendo 6 años de pololeo, nos cuestionamos de si al hombre se le seduce por la vista y a la mujer por el oído, en el caso de nuestros entrevistados.

En la búsqueda de una respuesta, aparece Daniel y Lucía, junto a su amiga María, una pareja que parece menos flechada que la anterior y con los pies bien puestos en la tierra, como lo afirma Lucía. “A los hombres se les estimula básicamente por la vista y a muchos o a la gran mayoría se le `ciegan“ literalmente el resto de los sentidos”. Con cara de resignación Lucía prosigue, “pero la mujer aún dando importancia a `lo visible`, necesita también y supuestamente en mayor medida que el hombre otro tipo de estímulos”

María, la amiga, arremete y sentencia, “y lo que de verdad acaba por seducirnos son cosas como la conversación, la forma de ser, los detalles, las palabras, así como el `feeling` y nos olvidamos del físico”.

A partir de las reflexiones, las interrogantes abundan. ¿Para una mujer el físico no suele ser tan importante. Es más fácil ver un hombre de atractivo normal con una mujer muy guapa que un hombre muy guapo con una mujer de atractivo normal?

¿Y un hombre no excesivamente guapo pero agradable, simpático, detallista, educado, culto y con sensibilidad tiene más llegada que uno que únicamente ofrece una buena facha?

Y asumiendo esa noción de que la mujer es más “sensitiva” que el hombre y este último más “visual” que ella, ¿realmente a una mujer se la seduce por la conexión oído-mente (palabras, detalles, conversación, encanto, sensibilidad, etc.) más que por el físico?, ¿qué es lo que te seduce en un hombre?

DECÁLOGO

De que no hay técnicas, está claro, pero de la infinidad de sitios y blogs respecto al tema, de todos ellos podríamos rescatar algo.

1.- La seducción es un arte que se desarrolla con creatividad.

2.- La seducción es una habilidad personal como muchas otras.

3.- El verdadero seductor no manipula, sino que conquista con 100% del mérito

4.- El seductor es tal porque es también un psicólogo que conoce realmente la psicología del otro.

5.- No ser el amigo de la chica (o) que te gusta.

6.- Siempre tener el control y no mostrarse demasiado interesado (en buen chileno no ser muy jote).

7.- Un buen baile, conquista mil veces mejor que 1000 poemas de amor.

8.- Si conoces a una chica (o) pídele su mail, no su celular, ya que se sentirá invadida (o).

9.- Siempre su cuota de humor será bienvenida.

10.- Sea usted, no aparente.