Una mujer estadounidense que fue sometida a una compleja e inédita operación que necesitó la extracción momentánea de seis de sus órganos para extirparle un tumor de 6,5 centímetros en su abdomen, recibirá hoy el alta médica.

Brooke Zepp, de 63 años, quien padecía un cáncer poco común situado en una zona profunda del abdomen, “se encuentra bien y lista para irse hoy a casa”, dijo María Rosa González, portavoz del hospital Jackson Memorial de Miami, donde fue intervenida el pasado 4 de marzo.

A Zepp, residente en Florida, los médicos le diagnosticaron en 2007 un leiomiosarcoma, una rara y muy agresiva forma de cáncer que, de no ser extirpado completamente y a tiempo, se extiende y crece hasta causar la muerte por isquemia.

Para salvarla, un equipo de cirujanos sometió a la paciente a una operación de más de quince horas, en el curso de la cual hubo que retirarle durante unas dos horas el estómago, el páncreas, el hígado, el bazo, el intestino delgado y parte del intestino grueso.

Los órganos, antes de ser reimplantados, fueron depositados y conservados durante ese tiempo en hielo y en contacto con una solución especial para mantener su estado y buen funcionamiento.

“Fue un operación revolucionaria e histórica” la que dirigió Tomoaki Kato, el cirujano del Memorial Jackson que lideró el equipo compuesto de ocho médicos que intervino en la operación quirúrgica, explicó González.

La portavoz del Jackson destacó la complejidad y riesgos de esta intervención, en la que hubo que apartar todos los vasos sanguíneos que cubrían como una red el tumor antes de sacar los órganos para proceder a extirpar el cáncer.

De hecho, los cirujanos se vieron obligados a utilizar material sintético para reemplazar algunas arterias y vasos sanguíneos imposibles de salvar.

“Fue la única opción y un tremendo desafío para nosotros”, señaló en un comunicado Kato, quien atribuyó a “los años de experiencia en trasplante de órganos en el hospital” Jackson Memorial la razón de que finalmente fuese posible realizar una operación que entrañaba tantos riesgos.

AUTOR: