El fantasma de la cama 8 rondó por los pasillos del Hospital San José a fines de enero pasado. El día 23, a las 12 horas, uno de los ventiladores de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) falló y el personal conectó otro en forma inmediata, pero tampoco funcionó. ¿La razón? Falta de mantención en la red de aire comprimido que permite proveer oxígeno a los pacientes. Las sanciones no se hicieron esperar y la directora (S) del establecimiento, Sandra Mellado, destituyó al encargado de logística tras efectuar una auditoría.

“Fui dictadora, tuve que tomar una decisión dura”, admitió a La Nación Sandra Mellado, quien anunció que este lunes asumirá un nuevo funcionario en el cargo.

La mantención a la red no se había realizado a su debido tiempo, porque el Centro de Responsabilidad (CDR) Logístico había decidido “ahorrar”, medida que -según aseguró Mellado- fue unilateral y sin consulta a los organismos superiores, y lo que es peor se adoptó hace casi un año.

“Esto sin haberle preguntado a nadie, porque como directivos sabemos que tenemos que hacer las mantenciones de los equipos, para que estén en buenas condiciones”, afirmó.

Agua en los ventiladores

Tras el incidente, la empresa Amtec fue requerida para inspeccionar la UCI y  detectó que el sistema electrónico de tres ventiladores -marca Puritan Benett 7200- presentaban fallas, debido a la humedad presente en la red de aire comprimido.

“Los ventiladores tienen un sensor, que avisa cuando no reciben aire comprimido y se bloquean”, detalló la directora. Por esta razón fueron desconectados de la red y se les conectó a balones para su funcionamiento independiente.

La grave falla afectó a los modelos antiguos del recinto, que suman cinco, aunque, según un informe de Amtec, igual se detectó agua en equipos más modernos, los cuales no presentaron problemas.

Por otra parte, la directora del hospital enfatizó que nadie falleció por el desperfecto, ya que la UCI cuenta con ventiladores de reemplazo y de tipo manual, conocidos como ambú, de los cuales hay uno por paciente. 

Fantasma de la cama 8

De igual forma, aclaró que este problema no es similar al de la cama 8, donde “connotados” pacientes encontraron la muerte -entre los que se encuentra el actor Andrés Pérez- debido a la errónea instalación de las cañerías de oxígeno y aire, a la que eran conectados los ventiladores.

“Puede haber sido exagerada la medida del equipo directivo respecto a la jefatura, pero dados los antecedentes que tenemos, es algo que no podemos dejar pasar”, agregó.

Mellado explicó que no se realizó un sumario, porque éste habría demorado 20 días y las sanciones debían ser adoptadas en forma inmediata. De igual forma, conocido el episodio se contactó a todas las unidades que utilizan ventiladores, como neonatología y urgencia, las que no reportaron problemas con sus equipos.

AUTOR: