No hay deuda que no se pague, dice el viejo refrán y la Presidenta Michelle Bachelet lo sabe. Por eso, aprovechó la breve gira que realizó a Punta Arenas y Porvenir para saldar el compromiso implícito que asumió con el senador independiente de la Duodécima Región, Carlos Bianchi, cuando éste respaldó el proyecto de ley que otorgó 290 millones de dólares para el Transantiago.

La Jefa de Estado aprovechó la firma del convenio de programación entre el gobierno regional y los ministerios de Obras Públicas y Vivienda, para agradecerle, aunque sin nombrarlo.

El voto de Bianchi resultó decisivo para Palacio, pues además de entregar recursos al plan de trasporte capitalino- evitó un alza en la tarifa y, por consiguiente, el descontento de la ciudadanía.

“Para mí las regiones están efectivamente en mi corazón, no es retórica. No soy candidata a nada. Soy Presidenta de la República, y tengo que velar por todos los chilenos y chilenas, y por eso estoy aquí”, afirmó la Jefa de Estado en medio de aplausos.

Recordó entonces que el proyecto de ley que entregaba recursos al plan de transporte capitalino, estaba ligado a la asignación de dinero a las regiones, pues aseveró- “no puede ser que haya recursos sólo para Santiago”.

Por ello, se creo el Fondo de Compensación Regional, que -en el caso de Magallanes- significará un incremento superior al 40 por ciento del Fondo de Desarrollo Regional 2007, que era de 17 mil millones de pesos, y al cual se sumarán más de siete mil 600 millones.

Este dinero permitirá financiar importantes proyectos, como mejorar la conectividad entre Punta Arenas y Porvenir y adquirir nuevas barcazas, que permitan un tránsito más expedito entre Punta Arenas, Porvenir y Puerto Williams. La idea es reducir los tiempos de viaje que se estiman en tres horas, e incluso, son superiores si hay clima desfavorable, por lo que Bachelet señaló que “esperamos contar con barcazas que permitan hacerlo en una hora y media a todo dar”.

Y para no dejar duda alguna sobre el agradecimiento que existe con Bianchi, la mandataria dijo no olvidar “el aporte que esta región hace a la construcción del país, una construcción que merece un tratamiento especial para Magallanes y vamos a mantener todos los instrumentos que se necesiten para hacer de Magallanes una región mejor desarrollada”.

“Manifiesto aquí mi voluntad de devolverle la mano a Magallanes, en el sentido fraternal, con la mano abierta, de la misma manera que la gente de esta tierra lo hace con el resto de Chile”, aseveró.

Bachelet recalcó además que “el desarrollo que queremos darle a Magallanes se traduce en que para zonas de excepción, se requieren leyes de excepción. Acá nadie va a quitar un peso a Magallanes y vamos a tener todas las medidas de excepción necesarias”.

Respecto de la deuda histórica con los pensionados de Magallanes de la ex caja Empart, asunto que para Bianchi ha sido prioritario desde que asumió en marzo del año pasado, ayer la Jefa de Estado anunció que la precariedad que enfrentan los pensionados de la zona es “muy atendible”, por lo que “hemos decidido buscar una manera de mejorar la situación de muchas personas, que puedan estar con jubilaciones bajas”.

“Instruí a la ministra de Mideplan y a la Dirección de Presupuestos para que, en el más breve plazo, me propongan una solución concreta para ir en ayuda de estos pensionados, que empezará a más tardar en 2008. Vamos a hacer un programa especial”, aseguró.

AUTOR: