A solicitud de La Nación escribí la columna “¿Para quiénes fue la Amnistía?”. Solicité que no se hiciera edición alguna de ella. Desgraciadamente se omitió la expresión “el Presidente Pinochet”, reemplazándola simplemente por “Pinochet”. Estos pequeños actos son los que deterioran las confianzas y el diálogo democrático. Nunca, en 30 años de docencia, he dejado de usar la expresión “el Presidente Allende” para referirme a quien incurrió en ilegitimidad de ejercicio en su cargo. Esperaba reciprocidad en esta materia, sea cual fuere el juicio que a La Nación le quepa sobre el Presidente Pinochet.

 

Lo saluda atentamente,

Gonzalo Rojas Sánchez

Historiador

SECCIÓN: Opinión