El terremoto que afectó el lunes las costas de Sumatra provocó al menos 1.300 muertos sobre las islas Nias y Simeulue, en Indonesia, y modificó la geografía de la región.

Voceros de las Naciones Unidas estimaron que cerca de 1.300 personas murieron en la región, mientras Simeuleu muestra una larga franja de arena blanca en la bahía de Gusong, que habitantes de la zona aseguraron surgió tras el terremoto.

El mar cubrió zonas que se encontraban sobre el nivel del océano, mientras que barreras de coral, habitualmente en la superficie, quedaron sumergidas.

Fuentes locales señalaron que el mar "se retiró al menos 200 metros hacia el interior" cuando se produjo el sismo. Indonesia está formada por alrededor de 18.100 islas, de las cuales 6.000 están deshabitadas.