En su mensaje en la misa de Navidad, el Arzobispo de Santiago llamó a no inundar el presente y el futuro con los hechos del pasado, "ni siquiera invocando la justicia". Antes había considerado que gestos como el indulto al profesor Pedro Rosas, enfermo de cáncer y detenido en la CAS, “debieran multiplicarse”.

La historia reciente de nuestro país, el debate por las violaciones a los Derechos Humanos cometidas en la dictadura y el indulto a los presos políticos, cruzaron las palabras del Cardenal Arzobispo de Santiago, Monseñor Francisco Javier Errázuriz, en sus mensajes con motivo de la celebración de la Navidad.

En la Catedral de Santiago, en el marco de la misa de acción de gracias por el nacimiento de Cristo, que hoy celebra la feligresía católica, el prelado clamó por la paz en el país destacando que se han hecho gestos importantes para superar los hechos del pasado, aunque, afirmó, “aún hay resquemores, desconfianzas y situaciones que se contraponen con la generosidad de Dios".

Errázuriz hizo un fuerte llamado a la unidad nacional, incluso por sobre los intentos de hacer justicia, en una clara alusión a los debates por las violaciones a los Derechos Humanos reflotados con el Informe de la Comisión Sobre Prisión Política y Tortura y las casi 30 mil personas que sufrieron estos delitos.

“Nuestra historia nos lo pide insistentemente, no inundemos ni el presente ni el futuro con las dolorosas, las dolorosísimas exclusiones del pasado, ni siquiera invocando la justicia. Acerquémonos a la aurora del nuevo día en esta Noche Buena. ¡Cómo nos inunda de paz saber que Dios optó por otro camino!, no por cobrarnos cuentas y por condenarnos, sino por acercarse a nosotros y por amarnos primero, por sonreírnos en Belén dentro del rostro del niño y por ofrecernos su perdón y su felicidad”, apuntó.

“Con frecuencia nos cansamos, desconfiamos de nosotros mismos y de los demás, nos enemistamos y alimentamos rencores, optamos por actitudes mezquinas y por exigir más derechos, por cobrarles cuentas a los otros y por satisfacer anhelos a costa de los demás, y así nos invaden tinieblas y sombras de muerte, perdemos la paz y caemos en el temor”, había dicho minutos antes en la misma alocución.

Imitar indulto

Horas antes, durante una visita a la Maternidad del Hospital San José, en que saludó a recién nacidos y a sus madres, fue requerido por el indulto gubernamental al profesor Pedro Rosas, ex militante mirista detenido hace 11 años, quien permanece recluido en la Cárcel de Alta Seguridad aquejado por un avanzado cáncer testicular.

"Yo creo que esos gestos deberían multiplicarse en nuestro país, o sea lo normal es que nosotros frente al que está enfermo, frente a la persona que pudiera morir pronto, haya mucha clemencia y que no se piense que hay que hacer caer el rigor de la justicia”, dijo la autoridad de la Iglesia Católica respecto del decreto en favor de Rosas que en los próximos días firmará el Presidente Ricardo Lagos.

Errázuriz señaló que dicha acción debe celebrarse por sobre los anhelos de algunos de que los reos de la CAS cumplan de manera integra sus condenas. “Es un paso tan importante en términos de esta vida y el paso a la vida eterna que uno tenga las mejores condiciones, en su familia con el amor de los suyos, no es un momento para el que quiera en primer lugar justicia, es un momento para prepararse a una vida más feliz", afirmó.

SECCIÓN: País