El Presidente de Perú Alejandro Toledo, ordenó el "aislamiento total" de los cabecillas de la banda armada Sendero Luminoso, que el viernes lanzaron arengas y dieron vivas a las acciones terroristas en la apertura de un juicio oral en su contra.

Toledo dispuso además la inmediata reestructuración de la Procuraduría del Estado encargada de los casos de terrorismo, e instruyó al nuevo encargado de ese despacho que recuse a los miembros del tribunal que permitieron esa actitud de los terroristas.

En un mensaje televisado, Toledo enfatizó anoche que su gobierno "no permanecerá indiferente ante el vergonzoso espectáculo ofrecido por los cabecillas terroristas, que desafiaron al Poder Judicial y ofendieron la memoria del pueblo peruano".

El presidente remarcó que su gobierno "es respetuoso de la independencia" del Poder Judicial, pero resaltó que no permanecerá "impasible ante el desafío de estos cabecillas terroristas".

"En mi gobierno no habrá retorno al pasado y los terroristas serán castigados severamente, no vamos a consentir a los terroristas", acotó.

El líder y fundador de Sendero Luminoso, Abimael Guzmán, y 16 de sus principales seguidores son sometidos nuevamente a un proceso judicial después de que el Tribunal Constitucional ordenara la anulación de las sentencias emitidas por tribunales militares durante el régimen de Alberto Fujimori (1990-2000).

"Viva el partido comunista, gloria al marxismo, leninismo, maoísmo, vivan los héroes del pueblo peruano y gloria al pueblo peruano", señalaron los terroristas ante la prensa que este viernes cubrió la primera audiencia de su segundo juicio.

Toledo consideró que el suceso mostró la "arrogancia" de los terroristas, y anunció que apoyará una iniciativa para que las víctimas de Sendero Luminoso "se conviertan en parte civil de los procesos vinculados con el terrorismo".

El mandatario peruano reiteró que "no se puede confundir la garantía de hacer públicos los juicios con el desorden y el caos", y pidió a los medios de comunicación "no hacer el juego a los afanes de propaganda" de los terroristas.

"En mi gobierno no habrá resurgimiento ni rebrote del terrorismo, ni olvido, ni perdón", enfatizó Toledo, quien pidió que estos procesos no distraigan la atención de los juicios por corrupción que se siguen contra el ex presidente Alberto Fujimori (1990-2000) y su asesor Vladimiro Montesinos.

Abimael Guzmán fue capturado con una decena de sus lugartenientes el 12 de septiembre de 1992, lo que constituyó la derrota política y militar de la banda maoísta, que desde entonces tuvo una actividad cada vez más esporádica, en la zona selvática del Alto Huallaga, en la selva central y la de Ayacucho.

La última vez que el líder terrorista compareció ante los medios fue en septiembre de 1992, al aparecer vestido con un "traje a rayas" de presidiario y dentro de una jaula negra construida especialmente por la policía peruana, después de su captura en Lima.

El escándalo que causaron en la sede judicial los inculpados no pudo ser detenido por el magistrado, lo que obligó a aplazar el juicio hasta el próximo viernes.

Sendero Luminoso sembró el terror en el país andino durante las décadas de los ochenta y noventa en un conflicto que dejó más de 69 mil muertos y pérdidas económicas por unos 25 mil millones de dólares.