Son circunstancias diferentes. Aquella vez, febrero del 2001, Cobreloa hacía su debut como local en la Copa. Vino Boca Juniors y no respetó ni la altura, ni la calidad de local de los mineros, ni la capacidad del rival. Ganó 1-0 y sentó un precedente para la historia particular de ambos equipos. Por eso ahora los boquenses llegaron sin prejuicios, con la confianza a flor de piel y el optimismo desbordando las maletas. Al frente, la ilusión de un equipo que quiere marcar época como lo hiciera aquel de los ochenta y el deseo de vengar la afrenta de hace dos años.

Y para ello, los naranjas no titubean en ir al frente con todo. Y como Boca no quiere comerse sus palabras, también pone lo suyo para inquietar a Tapia. Y se da un encuentro abierto, de ida y vuelta, con trajín constante y atención permanente de los arqueros.

Pero es Cobreloa el que saca partido. Tiro libre de Martel y cabezazo de Fuentes para el 1-0. Recién van 10 minutos y el primer objetivo está cumplido. Parece que será una noche de fiesta, parece. Pero apenas cuatro minutos después se produce lo que ya es un sino en los equipos nuestros. Una desaplicación -enorme e inexplicable desaplicación- deja a Barros Schelotto libre, sin marca, con espacio y tiempo, para que liquide a Tapia con tiro bajo y ponga la igualdad.

Todo igual que al principio y a comenzar de nuevo. El trámite no cambia, sigue el ida y vuelta, hay más roce y lucha y si no varía el marcador es porque falta fineza, calma y certeza en la última jugada.

Y en ese contexto, los arqueros son los que sufren. A los 38′ se lo pierde Battaglia, a los 66′, Abbondanzieri salva en tiro libre de Martel, a los 68′, Delgado le pega al travesaño, un minuto después es Tapia el que tapa un remate de Tévez y a los 70′ es el arco boquense el que pasa apuros con un disparo de Pérez.

Pero faltaba el otro gran error. Juan Luis González se equivoca en la marca de Tévez, éste arranca y dispara contra el travesaño, el rebote es de Barros Schelotto, que anota de cabeza. El 2-1 es fatal porque obliga a una victoria en la Bombonera y eso no es fácil.

Pero ni siquiera la última opción la aprovecha Cobreloa. Hay mano de Schiavi y penal. Martel remata y Abbondanzieri lo ataja. Nada que hacer, ya queda muy poco y lo demás es sólo amor propio. Boca impuso su jerarquía y como aquella vez -febrero del 2001- deja Calama con una sonrisa.

‘XENEIZES’ SE LO TOMARON CON CALMA

La victoria en Calama no sacó de su habitual tranquilidad a Carlos Bianchi. El técnico boquense comentó que se trató sólo de “un triunfo de visitante porque todavía faltan 90 minutos, aquí no se ha definido nada”. El ‘Virrey’ puso énfasis en que Cobreloa “está invicto en calidad de visitante. Ganó en México, en Perú y empató en Paraguay”.

Sobre el partido, Bianchi explicó que “fue bastante luchado, pero el campo de juego no se prestaba para más”.

El goleador de Boca, Guillermo Barros Schelotto, expresó que “hemos ganado un partido importante y dimos un gran paso para avanzar a las semifinales. Fuimos ordenados y tuvimos ganas de ganar este partido porque no vinimos a especular”.

El arquero Roberto Abbondanzieri fue importante al contener el penal a Martel. Según el ‘Pato’, la clave en la jugada fue “la lógica. Al ser derecho la iba cruzar, pero salió bien y a media altura. Era difícil por el momento del partido”.

Abbondanzieri comentó que “aunque este equipo no ha ganado nada, se están haciendo las cosas bien. Creo que tiene ‘chapa’ para pelear cualquier cosa”.

ACOSTA: “TODAVÍA TENEMOS CHANCE”

Con serenidad analizó la derrota el DT loíno Nelson Acosta: “Lamentablemente perdimos, pero queda el partido de vuelta y si Boca nos ganó acá, nosotros podemos ganar allá. Estamos dolidos porque erramos un penal y algunas ocasiones claras de gol. Comenzamos muy bien, abrimos la cuenta, pero no lo disfrutamos, porque tuvimos una falla muy grande. Ellos tienen tres jugadores muy importantes arriba -Tévez, Barros Schelotto y Delgado- y un par de veces nos pillaron mal parados”. En cuanto al penal perdido por Martel, Acosta señaló que “a lo mejor lo podía haber tirado Cornejo, pero ya está y no hay más comentarios. De todas maneras, eso lo sintió el equipo y ya no pudimos empatar. Hicimos todo lo que estaba dentro de nuestras posibilidades y tuvimos dos fallas graves. Tampoco se pueden desconocer las virtudes del rival, pero todavía tenemos chance. Esto no está cerrado, porque afuera no hemos perdido”.

POR MENORES

1 Cobreloa

N. Tapia; B. González, L. Fuentes, D. Verón, R. Pérez; F. Martel, R. Meléndez, J. L. González, J. L. Díaz; P. Galaz y J. González.

DT: Nelson Acosta.

2 Boca Juniors

R. Abbondanzieri; C. Rodríguez, R. Schiavi, N. Burdisso, D. Crosa; D. Cagna, S. Battaglia, A. Cascini; C. Tévez; M. Delgado y G. Barros Schelotto.

DT: Carlos Bianchi.

CAMBIOS: (C): 59′, M. Dinamarca por Díaz y F. Cornejo por Verón; 70′, J. C. Madrid por J. González. (BJ): 82′, G. Pinto por Barros Schelotto; 88′, A. Moreno por Tévez.

ESTADIO: Municipal de Calama.

PÚBLICO: 12.000 aprox.

ARBITRO: Marcio Rezende (Brasil).

GOLES: 10′, de cabeza, Fuentes (C); 14′ y 76′, de cabeza, Barros Schelotto (BJ).

INCIDENCIA: 80′, Abbondanzieri (BJ) ataja penal a Martel.

COPA LIBERTADORES: Cuartos de final, partido de ida.